La maniobra “Zaragormendi”

Un amable usuario me pasa esta información y como me he partido la caja del pecho a reír pues os la paso a todos  para compartirla, el remitente manda fuente como es preceptivo siempre en esta web cuando se nos manda información con el deseo de hacerla extensible al público en general.

Le pone la cara “del revés” al director del banco y recupera su dinero

El cliente tenía 35.000 euros en preferentes

“La hostia se oyó en cuatro términos municipales de Bilbao”, asegura el jefe de la Policía Local de Barakaldo, población donde transcurrieron los hechos, y provocó una grieta de diecisiete metros lineales en el frontón municipal. “Creíamos que se había desplomado la cubierta del polideportivo”, asegura uno de los vecinos. “La mitad de las vacas del pueblo se han quedado sordas”, puntualiza otro vecino de una pequeña localidad situada a ocho kilómetros de Barakaldo.

Al parecer, la razón por la que el banco no podía devolver al cliente el dinero de la participación preferente consistía en un simple problema informático que se resolvió de manera extremadamente sencilla en cuanto el director, ya con la cara del revés, apretó cinco o seis botones del teclado de su ordenador y luego introdujo un número largo seguido de unas letras.

Abelardo Zaragormendi, el jubilado que tuvo la feliz ocurrencia de propinar el bofetón, asegura que no es ningún experto en ordenadores y que él ha sido el primer sorprendido por el resultado. “Le dije al director que quería sacar el dinero de la preferente, me empezó a decir palabras raras y le solté el sopapo automáticamente, sin pensar en cosas informáticas”, cuenta Zaragormendi. “Yo había oído algo de reiniciar pero no creía que se referían a esto”, añade. El cliente obtuvo además un juego de sartenes y tres calendarios.

La “Maniobra Zaragormendi”, como ya se conoce al suceso de la oficina bancaria de Barakaldo, será incorporada el próximo curso en todos los manuales de informática y economía de las universidades españolas.

“Es una hostia de recorrido, con la mano abierta, tirando primero el hombro hacia atrás hasta que te cruja el esternón. Luego sueltas el brazo y acompañas el hostión con un me cago en dios en voz alta”, ha revelado Zaragormendi.

IR A LA FUENTE

Comentarios

La maniobra “Zaragormendi” — 6 comentarios

  1. Si es que los de mi tierra no se andan con chiquitas,cuando ven que les están engañando les sale el aizkolari (cortador de troncos) que llevan dentro….. a ver si le cae algun de esas a ciertos políticos corruptos….acepto recomendaciones….

    • Todos tenemos un cupo a Rajoy no le vamos a dar una torta pero a nuestro tendero, a un taxista, a un tipo en un bar, a nuestro director de sucursal, al médico de cabecera o urgencias esos son más candidatos que un corrupto “desgraciadamente”.

  2. Una hostia a tiempo evita muchos quebraderos de cabeza.Eso se suele decir,pero tampoco es cuestión de andar liándose a tortas con todo Dios .
    Bueno a mi me da igual ya que soy 2º Dan de Jiu-Jitsu, jeje, pero no vayamos de Harry el Sucio por la vida.

    • Totalmente de acuerdo, pero cada uno tenemos nuestro DIA DE FURIA (Michael Douglas) tenemos una gota que colma nuestro vaso y ese día BOOOOM. Menos mal que fue una hostia y no como dije antes algo peor.

  3. Estimado Sr jubilado:

    No opino sobre sus procedimientos para recuperar su inversión.
    Pero también le digo que sus últimas palabras tras darle el bofetón al Director de la sucursal han herido mis convicciones como creyente.
    Pido a Dios que le ilumine y le perdone (*)

    Atentamente

    (*)No vaya a sr que algún día, ojalá que tarde aún mucho tiempo, tenga que darle cuentas

    • Desde luego los nervios de cada uno son un mundo, unos aguantan lo indecible y otros a la mínima tontería te matan con lo primero que tengan a mamo. Una vez en un semáforo frené el coche porque casi le pego al de delante, al momento me sale el hombre por la puerta a pegarme con el bastón de seguridad ese que va del volante al pedal si no salen tres o cuatro del coche y lo frenan allí mismo me mata delante de todo el mundo.
      Que el director de las gracias por ser una “hostia” porque pudo ser una puñalada o dos tiros. La cosa está muy mal y cada uno aguanta lo que aguanta y por ahí se están pasando con las personas de buena voluntad me refiero a trabajadores y clientes de banco por ejemplo. Hay gente que no aguanta más y cualquier día estalla.