Deuda y Quitas ¿legítimas o ilegítimas?

logo-seccion-kukoCuando, a algunos defensores del sistema neoliberal que nos presiona, recorta, envilece e indigna, defienden a capa y espada que hay que pagar la deuda ya que en caso contrario no habrá quien invierta en nuestro país y, en consecuencia, nuestra economía caerá en picado, habría que recordarles varias cosas, entre ellas, que la deuda puede llegar a ser un mecanismo perverso de dominación que tienen los acreedores, que la deuda en la práctica y en muchas ocasiones no sirve para que los países y las personas obtengan crédito para cubrir sus necesidades sino para que los acreedores aumenten sus capitales, –la historia nos recuerda que tanto las grandes potencias como los grandes bancos, nunca han dudado en apoyar guerras, golpes de Estado, regímenes autoritarios y corruptelas que han generado deuda a la población-, y que la deuda está sirviendo para imponer condiciones por organismos no elegidos democráticamente por la ciudadanía.

Tenemos que recordar, también, que cuando se presta, se hace a un interés que paga el riesgo que corre el prestamista en relación a la incierta devolución de la deuda. En este sentido bastantes prestamistas se han enriquecido con los intereses cobrados –ya que éstos superaban ampliamente el capital prestado-… y luego se quiere la completa devolución de la deuda y, en su caso, la confiscación de la hipoteca. ¡Viva el riesgo que corren! Se concreta en que los prestatarios se mueran o no de hambre, vivan o no bajo un techo, alimenten o no a sus hijos. Ellos, los prestamistas, no podrán dormir por las noches desvelándose por sus derechos. Aunque dormirán a pierna suelta y pensando en lo bien que lo van a pasar al día siguiente, ya que las leyes y las instituciones las han hecho ellos para no preocuparse del cobro de sus préstamos.

Pero antes de continuar leyendo éste articulo en su fuente pulsando aquí  les ruego que hagan un ejercicio de memoria: ¿Qué hizo Rajoy nada más llegar a la Moncloa en 2012?pues quitarle la paga extra de Navidad a casi 3 millones de funcionarios porque no había pastaa los que todavía no les ha reembolsado un euro– … ¿Qué acaba de pedir el Gobierno del PP a la banca -Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y Popular- para salvar de la liquidación a las concesionarias de ocho autopistas españolas que dejaron de pagar una deuda que asciende a 5.000 millones de euros? … Exacto, una quita ni más ni menos que del 50%, más un aplazamiento a 30 años de la otra mitad a cambio de unos bonos del Tesoro con una rentabilidad del 1%¿Qué acaba de hacer Cristobal Montoro con las CCAA que, estando en quiebra técnica, no podían hacer frente a los intereses de préstamos concedidos años atrás por el propio Estado a través del FLA?Correcto, perdonar los intereses o, lo que es lo mismo, una quita de la deuda que va contra el bolsillo de todos los españoles.

Recuerden pues, que las primeras amnistías de pago de deuda no las han aplicado los colegas de Podemos, sino el amigo Montoro con las autonomías en quiebra y la ministra de Fomento con las autopistas de nuevo a los sufridos ciudadanos.

Comentarios

Deuda y Quitas ¿legítimas o ilegítimas? — 3 comentarios

  1. ¿Podemos deducir entonces que el problema es la deuda?

    Bueno, no estaría demás replantearse si es o no conveniente recurrir a la deuda para solucionar la economía, ya sea ésta particular, de empresa o de estatal.

    Yo voy a comenzar con un dato positivo en este sentido: Yo soy pequeño empresario desde 1977. Solo en los primeros tres años solicité prestamos para descuento de letras en el banco. A partir de entonces me autofinancié con mis propios beneficios y nunca he necesitado volver a recurrir al crédito. Así, además de no correr riesgos, me ahorré los gastos de financiación que los sumé a los beneficios.
    Y tengo que decir que me ha ido bastante bien y toda esta crisis a mi no me está afectando en ese sentido. Yo no necesito estar todos los días pidiendo que los bancos vuelvan, o den mas prestamos para ayudar a las empresas. Tenemos que cambiar y dejar de depender de otros para que funciones nuestros negocios.

    RECORDAR: Desde que se domestico al perro, éste ya no es capaz de sobrevivir por si solo. No hagamos lo mismo con nuestras empresas. No les creemos esa dependencia o siempre tendremos el mismo problema.

    ¿Para que está entonces el depósito del capital social obligatorio para crear cualquier sociedad?

    Creo que por ahí “van los tiros” Al menos a mi me funcionó a la perfección.

    • Muy sabio si señor le felicito, no es lo mismo no tener nada que deber lo que se tiene, no tener nada puede ser un gran estado financiero comparado con deber todo lo que tenemos, porque si no tenemos con que pagarlo no solo no tenemos nada sino que tenemos la ruina encima y no podríamos salir de ella nunca.
      Hace muchos años cancelé mis deudas no compro nada que no pueda pagar al contado así si mañana quiebro tengo todo lo que tengo todo es mío con lo que podría levantarme y empezar de nuevo, si lo debiese no podría levantarme nunca y sería un trabajador gratuito de quien me prestó el dinero. Lo siento me salió un poco trabalenguas pero se me entiende ¿verdad?
      Cuando el crédito estaba tirado y el banco le daba a todo el mundo lo que quería yo pagaba al contado mis deudas a años vista, no tenía el Mercedes que se me suponía pero una casa que financié a 15 años la pagué en 5, es decir hice lo contrario a lo que dictaba la moda de aquel entonces mientras otros amigos refinanciaban su vivienda a 30 años de 20 para poder pedir más dinero prestado. Ahora servidor tiene un gran coche pagado al contado y la casa de su plena propiedad sin deberle nada a nadie …
      Nosotros los autonomos amigo Carlos tenemos que ser lo que usted ha conseguido … ser autosuficientes … pedirle dinero a un banco es pactar con el diablo y mi alma por dinero no la vendo. Gran año y siga usted viniendo por aquí … todo un capítulo formativo su artículo si señor.

  2. Gracias por las felicitaciones. Por la sintonía y coincidencia en este asunto, las felicitaciones son mutuas.

    Gracias por la oportunidad. ¡Excelente su trabajo!