La culpa fue del cha-cha-cha …

logo-seccion-kukoEn 1977, un desconocido hasta entonces Felipe González, toma conciencia del poder de la banca y trata de ganarse su confianza; de inmediato se reúne con los presidentes de los siete grandes bancos españoles en “la planta noble” de la sede de Banesto, donde los banqueros quedan muy satisfechos con la exposición de ideas y planes que González les transmite y que se llevarían a cabo si finalmente llegaba a la presidencia del Gobierno. Desde ese mismo día, sin duda, el PSOE podía contar con la financiación que necesitasey al mismo tiempo empezaba a depender de la banca española para subsistir

Y no se equivocaron los banqueros al apoyar a Felipe González. Poco después de instalarse en las instituciones, los socialistas autorizan en la Ley de Presupuestos de 1983 una revalorización gratuita de los activos de los bancos, eximiéndoles, junto con otras empresas, del pago del Impuesto de Sociedades, que supone el 35% de los beneficios.

Para sufragar el déficit público, Felipe González convierte a la banca privada en la financiera del Estado. Las fuertes emisiones de Deuda Pública, a altísimos tipos de interés que incluso llegan al 14%, supone un excelente negocio para la banca; al mismo tiempo, Carlos Solchaga, desde el Ministerio de Industria, pone en marcha la reconversión industrial… El Estado empieza a invertir dinero para sanear los 12 sectores industriales en crisis y la banca, indirectamente, sanea también sus activos al cobrar del Estado muchos créditos y avales concedidos a empresas de estos sectores que ya se daban por perdidos e iban a ir al capitulo de fallidos de sus cuentas de resultados. En definitiva el dinero que la banca presta al Estado para reconvertir el sector –préstamos totalmente seguros al contar con la garantía del Estado– permite que la banca recupere de forma inmediata créditos incobrables a cargo de empresas quebradas.

Pulsen aquí para leer la historia completa en su fuente original   pero ante todo no se olviden de que en el periodo comprendido entre 1982 y 1990estando España gobernada por el PSOEfueron 51 los bancos que quebraron o entraron en suspensión de pagos y ni un sólo banquero acabó en prisión; no fue hasta 1993 cuando Mario Conde ingresó en prisión, un asunto en el que el gobierno tuvo que ver, y mucho, pero eso es otra historia…

Los comentarios están cerrados.