Murió Lee

analista intrsascendentalEl analista intrascendental

Eugeni Rovira

En  Semana Santa no hubo dolor, sino alegría en las Bolsas europeas. El Dax prosiguió impertérrito su marcha cerrando el primer trimestre con la mayor subida desde 1.975. El Ibex subió un 1 % más que el Dax durante la semana, llegando en algunos momentos de descensos, a mostrar signos de fortaleza siendo  el único con color verde en el entorno europeo. El dinero continuó entrando en la banca con el Popular ( 4,9 % ) a la cabeza.
Para despejar todas las dudas sobre la situación, recordar que si el Ibex ha subido en el trimestre un 13 % en 2.015, el Ibex Medium lo ha hecho en un 23 y el Small en un 31.
Sin lugar a dudas, Aena ha sido la estrella de la semana llegando  a rozar los 100€, con un PER de 26, desde los 58 de la colocación y una revalorización del 72 % en las siete semanas transcurridas desde su salida a Bolsa, un 24 en la última semana y media debido a los buenos resultados del año. Por lo visto el Gobierno  aseguró el tiro, después del fiasco de Bankia.
En estos tiempos de mercado alcista tal vez convenga recordar que hay una   tendencia “natural”  de los inversores a vender las acciones que han  subido y a conservar las que han bajado. Efecto inclinación se llama y conviene tenerlo presente para operar con  equilibrio y no ceder a menudo a la tentación de hacer caja, a no ser que preveamos poder comprar más barato luego.

 

Aquí, en esta esquina, la calzada está inclinada hacia Oriente. Allá, en Singapur falleció el pasado día 23 Lee Kuan Yew, un político sabio, el hombre que llevó las riendas de la ciudad-estado desde 1959 bajo los británicos y más tarde en 1.963 al independizarse Malasia y en 1.965 cuando Singapur se volvió a separar y se convirtió en estado. Una ciudad-estado con  un  tamaño total aproximadamente igual al de Menorca. Singapur es el tercer país del mundo en renta per cápita, detrás de Qatar y Luxemburgo( Malasia es el 55, España el 30) el segundo puerto detrás de Shangái, el cuarto mercado de divisas detrás de Nueva York, Londres y Tokio, etc
En definitiva un país del tercer mundo que ha conseguido en medio siglo pasar a la cabecera de países desarrollados creciendo alrededor de un 7%  anual durante cuatro décadas. Manteniendo siempre elecciones y ganándolas, con escasa intervención del gobierno en la economía, con funcionarios excelentemente pagados, reglamentaciones sencillas y transparentes, de manera que la corrupción, mal endémico del tercer mundo —y de otros lugares más próximos— dejara de existir.
Lee mantuvo siempre un sesgo autoritario en varios aspectos, considerándolo un precio a pagar por la estabilidad y la prosperidad. Por poner ejemplos:  los Testigos de Jehová están prohibidos al ser considerada una  secta destructiva, el tráfico y consumo de drogas puede estar catigado con la pena de muerte en la horca, la homosexualidad es ilegal… Pero la policía es invisible y la honestidad es norma común, cotidiana. Y puso atención a la sostenibilidad, dada la falta de recursos, incluída el agua. Allí, por poner algún ejemplo, el permiso de circulación de un vehículo nuevo cuesta lo que un Porsche aquí.
Lee abandonó el cargo de primer ministro en 1.990, pasando a ser ministro sin cartera. Le sustituyó Goh Chok Tong que fue sustituido en 2.004 por el hijo de Lee, Lee Hsien Loong, líder del Partido de Acción Popular que ha ganado siempre todas las elecciones. En contra de lo que pudiera parecer, nada que ver con el nepotismo Corea del Norte, Nicaragua o Argentina — o Argenchina, como ya dicen con sorna en Buenos Aires dadas las enormes inversiones que China está efectuando allí–.
¿ Y la Bolsa en Singapur ? Ocupa el lugar número 20 en el ranking mundial ( España está en el 14).
Acabada la excursión por los cerros de Oriente, veremos si se sigue cumpliendo el guión en Europa y nos vamos hasta el lunes con una cita de “el hombre más feliz del mundo”  ( según un estudio de Richard Davidson de la Universidad de Virginia ) aunque seguramente habrá alguien anónimo, sin camisa, más feliz que él, pero sentido del humor y simpatía sí tiene :
” Tim Kaisser ha podido demostrar, por ejemplo, que quienes tendían más al consumo buscaban sobre todo placeres hedonistas y hallaban menos bienestar verdadero.
 Esto me hace pensar en el mantra que ha recomendado un maestro budista tibetano. Es el mantra más secreto que pudiera imaginarse y me pregunto si tengo permiso para compartirlo. Es el siguiente : “No necesito nada”. Repítelo diez veces seguidas. ! Verás qué bien te sientes ! ” . Matthieu Ricard en  Acción y meditación de ed. Kairós

Los comentarios están cerrados.