Disonancia cognitiva

Así se llama a las contradicciones psicológicas que, en aras de evitar que algo nos resulte incómodo, alegremente obviamos sin más, pues el ser humano es así, pocas veces hacemos gala de una gran coherencia.

Pongamos un ejemplo: los fumadores sabemos que fumar mata, pero continuamos fumando, por lo que mantenemos dos ideas o actitudes contradictorias, la cual puede resolverse de forma lógica -es decir, dejando de fumar-, pero claro, esa contradicción también se resuelve no pensando en el efecto nocivo del tabaco, alegando que de algo hay que morir, o sencillamente racionalizando el consumo con sentimientos del tipo “me ayuda a relajarme, evita que aumente de peso, es debido al estrés del trabajo“, etc.

Son curiosas las experiencias al respecto que Robert Trivers demuestra en su libro “la insensatez de los necios“, cuya lectura es interesante  con vistas a poder obtener un mayor y mejor control emocional frente al día a día en la sinrazón de los mercados financieros

Los comentarios están cerrados.