Los dos modelos de corrupción en España

Que los dos partidos mayoritarios hayan desarrollado tramas de corrupción política incuestionables allá donde han gobernado, es sin duda una evidencia jurídica, política y moral incuestionable a lo largo de los años, aunque existe una curiosa diferencia interesante entre ambos modelos de parasitación de recursos públicos, porque obedecen a demandas sociales distintas, tal y como se analiza en éste interesante articulo  que a continuación les trascribo:

El modelo “vampiro” desarrollado por uno de ellos denota que la corrupción se produce a gran escala y los beneficios se concentran sólo en empresa privadas, dirigentes e intermediarios, operando desplazando rentas y recurso públicos hacia el ámbito privado; es decir, muy pocos roban pero ganan mucho y chupan la sangre de los bienes y servicios públicos, vampirizando o privatizando todo lo que chupa, robando recursos y derechos –la trama Gürtel es un buen ejemplo práctico, pues en dicha trama es raro los procesados que no tenga un incremento de renta y patrimonio personal derivado de dichas corruptelas

El otro es un modelo “mafioso” –aunque también acumula algunas buenas bolsas individuales de fraude– donde la corrupción es difusa y extensa, centrándose en redes de “micro corruptelas” y “micro beneficios” pero que abarca a mucha gente, con un enraizamiento social de corrupción mucho mayor pero con efectos sobre el sector público demoledores al minar la economía moral de la gestión publica –el ejemplo práctico aquí son los ERE andaluces y esos monstruos jurídicos que son las empresas públicas de dicha CCAA

Así pues, mientras que los vampiros obedecen a demandas directas de las oligarquías y las élites económicas, los mafiosos obedecen a demandas políticas que, a través del partido, sus instituciones públicas colonizadas –gobiernos, ayuntamiento, diputaciones– y las organizaciones satélites periféricas –sindicatos, ONGs– se constituyen en grupos mafiosos con una legalidad paralela para distribuir, gestionar y controlar de forma privada recursos públicos.

Los comentarios están cerrados.