Cómo robar en España (explicado por un choricete)

Os copio y pego algunos parrafos:

En realidad robaba por el mismo impulso por el que, de niños, dábamos la vuelta a ocho manos a la portada del catálogo de juguetes e invadíamos a toda leche la primera página con los dedos sudorosos. ¡Me lo pido! Robar fue y es para mí exactamente eso: el sueño infantil de tener lo que quieres sin que haya que pedirlo ni pagarlo ni nada. ¿Lo quieres? Lo tienes. Reconozco que, solo de pensarlo, te llenas de gozo, y una vez que empiezas, si sabes los trucos correctos y, sobre todo, si posees el don de la naturalidad -que te hace ser capaz de meterte cinco libros en el bolso paseando lentamente por el pasillo central de la Fnac, frente a los ojos de los seguratas- es probable que sigas siendo un mangante por los siglos de los siglos

Aunque hay algunos casos de gente que ha terminado yendo a juicio por robar un CD y cosas así, Eva Fina Segura –nombre ficticio de la representante del colectivo YOMANGO– advierte “tenemos casos de mangantes que supieron llevar la situación y no les pasó nada, pero no siempre es así… el caso más raro del que tenemos constancia pasó en Cádiz, donde un joven mangante intentaba liberar una camiseta, los vigilantes lo interceptaron y como tenía claustrofobia diagnosticada, llamaron a la policía para poder controlarlo. Acto seguido se lo llevaron detenido por desobediencia, ni siquiera por hurto. Fue por un capricho de los señores agentes. En Europa es difícil acabar en la cárcel por haber robado, siempre que lo robado esté por debajo de los 500 euros. A partir de esa cifra, ya es un delito penal, pero en ningún país europeo está prevista la cárcel para este tipo de situaciones, aunque eso no quiere decir que a veces no se hayan dado casos complicados y difíciles de manejar

Pueden seguir leyendo el resto del articulo en su fuente original pulsando aquí

Los comentarios están cerrados.