La tragedia de los emergentes tiene versión variable y fija

Si nos ponemos a marcar impulsos y reacciones sin entrar en teorías de Elliot ni morfologías de pauta podríamos visualizar gráficamente algo como esto:

  1. Un tramo alcista tras caída vertical para hacer figura de vuelta completa a máximos donde se puede contar tres tramos al alza y dos a la baja, una subida en cinco.
  2. Una primer tramo vertical hasta los mínimos del cuarto bajista o al 50% del tramo impulsivo que le voy a llamar A
  3. Un tramo lateral de varios años desde 2011 hasta 2015 que a todo él le llamo B porque no supera en realidad en la multitud de ocasiones que lo intentó poco más del 61,8% de A.
  4. Un tramo iniciado a la baja tras romper lateralidad de B que le doy nombre de C porque este tramo ya tiene por objetivo cumplido el 61,8% de todo el impulso alcista principal, pero claro no se si temirnó la ABC  o la C termina en la cresta del primero, o la C es la figura de vuelta total al origen del movimiento.

Por lo tanto si creemos que C ya terminó pues Emergentes sería compra con Stop loss religioso a la pérdida de los últimos mínimos que para eso entró volumen en el apoyo para certificar que si lo pierde hay que irse escopeteados porque vaya usted a saber luego donde van a hacer la C.

Como activo financiero los emergentes son ahora mismo un segmento a no tener en cartera de inversión, si en la especulativa al menos como comenté se podría hacer una intentona pero para eso ganar o salir corriendo, no os cuento nada si es verdad que China va ir diezmando el mercado y sobre todo como economía empieza a no consumir y a continuar su desaceleración.

Y cuidado que los emergentes con producto tiene dos caras : los de renta variable y los de renta fija y no se cual sería más peligroso porque si fallan todo este tipo de países  los fondos de deuda emergente que se vendieron como rosquillas años pasados caerían todos a plomo.

emergentes 1 septiembre 2015

Los comentarios están cerrados.