Creando un mundo mejor

No es utopía, es el motivo por el cual Gino Tubaro –un brillante argentino aspirante a ingeniero– acudió a la llamada de una madre desesperada en las redes sociales que solicitaba, de alguna forma, una prótesis para la mano de su hijo. Tubaro lo hizo y se la regaló. Llegados a este punto, con los medios de comunicación de su país haciéndose eco de la noticia y Tubaro siendo invitado a conferencias y charlas de emprendedores, podría haber elegido fichar por una gran multinacional o vender su patente de prótesis lowcost a un precio respetable, pero el regalo no era un gesto de marketing, era una actitud, la que él mismo reafirma como “un invento para crear un mundo mejor”.

Los comentarios están cerrados.