Un chaval de 17 años deja en paños menores a Deloitte y a las grandes agencias de calificación

No veáis las que se ganaba servidor de los puristas financieros cuando decía cosas de las Agencias de Calificación como que “presuntamente”  sus doctos informes y auditorias por los que facturan animaladas eran burdos copia y pega de recortes de la prensa salmón, tablas que se sacan de internet y comentarios varios recogidos en Google aparte de la información pública enviada a la CNMV. Vamos que no había que estudiar nada un simple niño de la ESO podría hacer lo mismo. Desde luego en modo alguno cuestionar a los profesionales de la firma ni poner en duda su trabajo.

Vamos que no había ni que moverse de una silla para hacer un megainforme lleno de todo como una hamburguesa del McDonald y por supuesto, con información conocida por todos, manida y trasnochada que daban a conocer al público cuando la obviedad lo requería al emitir malos resultados o desplomarse en bolsa una salvajada

Y va ahora la realidad y me da  de forma total, absoluta, brutal  e irrefutablemente la razón  …cuando los puristas de las finanzas me insultaban por poco menos que hereje financiero por no creer en la Iglesia de la Santa Bolsa, me ahorro los calificativos de esos señores de traje chaqueta y despachos apestando a alcanfor que el único trabajo que hacen es facturar comisiones al cliente de los fondos que ellos gestionan o mandan gestionar porque se jactaban de decir quienes eran y para quien trabajaban para dejar claro que servidor era un blogero ignorante   que solo escribe tonterías para pillar audiencia.

Mirad  esta noticia de EFE en INVERTIA

14 diciembre efe invertia abengoa

fuente

El 19 de noviembre Moodys bajó la calificación de Abengoa de B2 A B3 JUNK BOND lo que se denomina bono basura  de toda la vida.

El 25 de noviembre FITCH bajó la calificación de Abengoa de B a CC 

EL 27 de noviembre S&P bajó la calificación de Abengoa de B+ a CCC-

Lo más simpático de todo es que el 25 de noviembre la firma presentó la concursal en el juzgado. Esto se llama hacer el ridículo y certificar la poca validez real de estos informes para intermediarios financieros e inversores. Pero claro, o tienes un certificado de Rating o “el sistema”  no te deja emitir deuda.

Cómo veis deprisa y corriendo las tres, en menos de diez días, rebajaron calificación de la empresa a la vista de las noticias, el deterioro fundamental y desplome bursátil., la única duda es si para esos informes vieron el trabajo del chaval antes o no. Vaya retraso amigos , vaya información suministraron al mercado y a los inversores, es como nosotros estar en el Tanatorio  velando a un ser querido y nos venga el médico-forense  a certificar su muerte. Hombre un poco de por favor.

Pero señores que aquí no acaba la cosa, hay más con el Pepe este,  resulta ser que el diario elmundo.es  comenta que este chaval  “En su trabajo escolar entrevió lo que la auditora Deloitte, con decenas de profesionales y recursos, no advirtió en sus informes sobre Abengoa ejercicio tras ejercicio” esto fue con 17 años y Pepe hoy tiene 18 años.

Más abajó se puede leer “Deloitte ingresó 20 millones de euros los tres últimos años por auditar las cuentas de Abengoa]. Al estudiante nadie le pagó nada, más allá del 10 que le puso su profesor, pero sí hizo (y de forma sobresaliente) el trabajo que debería haber ejecutado Deloitte atendiendo sólo a las cuentas de Abengoa de 2012 y 2013. Es la gran hazaña de un estudiante ejemplar que parió él solito el informe que dejaba entrever el último gran escándalo del Ibex 35.”

Que mal lo tenemos los inversores todos tratan de engañarnos, todos tratan de sacarnos el dinero, si ni una auditor  registra pristinamente la imagen fiel del patrimonio de una empresa es para apagar la luz e irse, lo único que uno piensa ahora cuantas auditorías son simple papel que ha aguantado todo lo que el auditor ha querido o podido poner. El poso de desconfianza que genera es letal para el sistema financiero español. Ahora que cada palo aguante su vela. Vivir para ver.¡¡ Jesus Jesus¡¡

Comentarios

Un chaval de 17 años deja en paños menores a Deloitte y a las grandes agencias de calificación — 1 comentario