Y, mientras tanto, pasados los Pirineos…

Una empresa francesa ha lanzado la “Alpha electric-powered bike“, la primera bicicleta eléctrica del mundo que funciona con hidrógeno, solo emite agua pura como residuo, que tiene un tiempo de recarga de solo cinco minutos y una autonomía de 100 kilómetros. La bicicleta incorpora baterías de hidrógeno en su estructura, dejando una huella de carbono casi neutral. Sus diseñadores, las industrias Pragma en Bidart, cerca de Biarritz, al suroeste de Francia, han invertido más de 300.000 euros en su desarrollo.

La batería de la bici proporciona electricidad a partir de hidrógeno y emite sólo agua pura”, afirma el CEO Pierre Forté, “siendo la primera de su especie en el mundo; sólo requiere una carga de cinco minutos en comparación con las tres o cuatro horas para otros tipos de bicicletas eléctricas y tiene una vida útil de 10 años

La realidad es que su autonomía de 100 kilómetros es también más alta que otras bicicletas eléctricas, además de que su fabricación implica una mínima huella ambiental ya que se fabrica con productos cada vez más reciclables; incluso las estaciones de carga se alimentan con energía solar o eólica, para así reducir las emisiones de carbono tanto como sea posible.

De momento la oficina de correos francesa ha expresado su interés en ordenar una flota de bicicletas para reparto; la producción comenzará con cien bicicletas en 2016, que será aumentada hasta las mil en 2017. A este nivel de producción, el costo de una bicicleta será alrededor de 2300 euros, lo que es similar a las actuales bicicletas eléctricas de gama alta.

Fuente: telegraph.co.uk

Los comentarios están cerrados.