Cuatro días seguidos

Ese es el periodo de tiempo que Portugal estuvo funcionando exclusivamente con energías renovables; desde las 6:45 del sábado 7 de mayo hasta las 17:45 del miércoles 11 de mayo, todo un país funcionó a base de energías renovables y aunque evidentemente a todo ello ayudaron las lluvias y el viento que azotaron el país la semana pasada, no deja de ser un hito.

Portugal cerró todas sus centrales térmicas de carbón en 1994 y desde el primer trimestre de 2013 el 70% de su energía es renovable; Alemania también lleva unas semanas en los que los domingos los clientes hasta cobran por consumir electricidadsi, he dicho bien, el cliente consume energía y no tiene que pagar nada-, aunque el país ganador sin duda es Dinamarca, que desde 2015 produce el 140% de sus necesidades energéticas mediante aerogeneradores. ¿Para cuando los españoles aprovecharemos que somos el país con más horas de sol de Europa para ser lideres en energías renovables?

Comentarios

Cuatro días seguidos — 3 comentarios

  1. Eso del que el cliente cobra por consumir es falso, el cliente sigue pagando su factura a la comercializadora, el termino variable le bajará al conseguir esta la energía de forma mas barata durante dicho periodo de precios negativos pero el termino fijo que son IMPUESTOS se pagan si o si y en cuanto a que las generadoras no ganan cuando ocurre dichas situaciones es falso también ya que seguramente vendieron esa energía en el mercado diaria a un precio pongamos de ejemplo 35 €/MW y luego en tiempo real recompraron a -15 €/MW por lo que le sale un diferencial de 45 €/MW.
    El titular también es muy bonito pero Portugal se aliementa en gran parte por la interconexiones que existen con España que produce en su mix energetico con todo tipo de tecnologia. Al igual que Alemania no tendra nucleares pero se alimenta de Francia a la cual les sobran.
    Es que los debates del sector electrico y noticias me parecen graciosos ya que se cuenta muchas mentiras y entre las pocas verdades.

    Un saludo.

  2. De momento, nos quedamos con que las grandes compañías de energías renovables no consiguen tirar adelante, véase Abengoa, Isolux, Solaria… y Gamesa se salvó por los pelos hace unos años. A este ritmo, no llegaremos muy lejos.