Esperpéntica sarta de idioteces grandilocuentes de la Sra. Trump

Muy guapa y tuneada hasta decir basta, o como decimos en España alicatada hasta el techo, una semana de preparación para aprenderse un discurso para impresionar a los republicanos primero y a los EEUU después demostrando lo buena que será como presunta próxima primera dama, tras escucharlo fue una copia que  me atrevería a decir hasta plagio del de Michelle Obama en su día cuando trataba de defender a su marido en las elecciones que ganó, al parecer es  tradición que la última convención antes de las presidenciales de demócratas y republicanos que la señora del próximo Presidente pues eso hable y se la vea digna del puesto que va a ocupar.

A Bill Clinton le tocará el mismo papelón en la suya, lo que no se sabe es si le cobrará a cien dólares la palabra a su Señora porque el de ser algo será primer caballero de los EEUU pero él  las conferencias la cobra a mil dólares el minuto y según dicen para el dinero no conoce a nadie.

En fin para muchos el discurso no fue más falso porque no fue posible tanto como su relación marital con el Sr. Trump según los enemigos  y las malas lenguas del mundillo del famoseo y la prensa amarilla. Desde luego lo mejor que le puede pasar al mundo es que este Sr. no sea elegido Presidente de los EEUU porque como lo sea y haga solo la décima parte de las cosas que ha dicho que va a hacer, nos la lía a todos en todas partes y en todos los aspectos, para muestra su oficial de máquinas y segundo de abordo en la Casa Blanca, un ultraderechista de avanzada edad al que por su puesto le da igual todo a sus años.

la señora trump

Los comentarios están cerrados.