Los tipos bajos han llegado para quedarse “nos japonizaremos”

Servidor piensa que Japón ya no volverá jamás a tipos altos, en Europa los vamos a vivir mucho tiempo y en USA aún tienen una oportunidad de salirse de ellos, para servidor los tipos bajos es pan para hoy porque impiden los hundimientos económicos-financieros cíclicos del sistema capitalista  pero a cambio es  deuda eterna para mañana, en unos años occidente superará el 200% de deuda sobre Pib como Japón y quedaremos enganchados a ella cual preso cuando le dicta cadena perpetua.


De la fuente que abajo cito:

La figura 1 muestra las estimaciones de la tasa natural ajustada a la inflación durante cuatro principales economías: Estados Unidos, Canadá, la zona del euro y el Reino Unido . En 1990, las estimaciones oscilaron entre unas 2 ½ a 3 ½%. Para el año 2007, en vísperas de la crisis financiera global, estos tenían declinaron a entre 2 y 2 ½%. En 2015, las cuatro estimaciones habían disminuido drásticamente, a 1½% para Canadá y el Reino Unido, casi cero para los Estados Unidos, y por debajo de cero para la zona del euro.

politica monetaria bancos centrales

Fuente: Holston, Laubach y Williams (2016); los datos son promedios de cuatro trimestres

Conclusión

Economía rara vez se tiene el beneficio de una bola de cristal. Pero en este caso, estamos viendo el futuro ahora y tener la oportunidad de prepararse para los desafíos relacionados con la persistencia de los bajos tipos reales de interés natural. una revisión exhaustiva de los aspectos clave de metas de inflación es ciertamente necesario, y podría recorrer un largo camino hacia la mitigación de los obstáculos planteados por la baja r estrellas. Pero ahí es donde la política monetaria cumple con los límites de su influencia. Hemos llegado al punto en el camino donde los bancos centrales deben compartir responsabilidades. Hay límites a lo que la política monetaria puede y, de hecho, debería hacerlo. La carga también debe caer sobre las políticas fiscales y de otro tipo para hacer su parte para ayudar a crear las condiciones propicias para la estabilidad económica.

Los políticos no suelen citar Maquiavelo, pero en este caso, la analogía es potente (y, tal vez, un presagio). En El Príncipe , la fortuna se compara con un río;en tiempos de turbulencia que causa estragos, inundaciones y destruyendo todo a su paso. Pero en tiempo de calma y tranquilo, la gente puede construir diques y contener la marea de destrucción. En otras palabras, podemos esperar a la próxima tormenta y esperamos obtener mejores resultados o preparamos para ellos ahora y estar listos.

John C. Williams es presidente y CEO del Banco de la Reserva Federal de San Francisco.

A corto plazo REUTERS publica:

A algunos de los funcionarios de la Fed les preocupa que la economía, que ha mostrado sólidos aumentos del empleo pero tasas de inflación preocupantemente débiles, esté atascada en una senda de crecimiento flojo que requiera años de bajos tipos de interés y nuevas herramientas de política monetaria.

Las tensiones entre quienes creen que es el momento de subir los tipos y aquellos que quieren esperar se hicieron evidentes en las minutas de la más reciente reunión de política monetaria de la Fed, el 26 y 27 de julio, que se publicaron la semana pasada.

Yellen ha buscado que la Fed prescinda del enfoque conocido como “orientación futura”, una herramienta de comunicación que se ha usado para garantizar al mercado que la política monetaria seguirá siendo expansiva. El actual sesgo de la Fed es que “depende de las cifras” y que un alza puede decidirse en cualquier reunión.

Esta semana servidor  en Jackson Hole no espera de Yellen sino más de lo mismo, si pero no, no pero si, estamos decididos dependiendo de, estaremos atentos al comportamiento de la inflación para actuar, seguiremos con un política expansiva de fondo, la economía estadounidense puede soportar una subida de tipos en cualquier momento pero preferimos esperar, es decir el típico discurso de un presidente de la FED a la prensa especializada para decir muchas cosas pero sin ningún tipo de fecha de aplicación o expiración

Los comentarios están cerrados.