No quieren hacer política… sólo quieren mandar…

No quieren negociar, sino hacer negocios. Legislan pero no gobiernan. Reclaman mayorías absolutas con las que saltarse el Congreso y el Senado a base de decretos. Controlan el país, pero no lo dirigen. No quieren ciudadanos, quieren súbditos. No entienden la gran diferencia entre vencer y convencer, o quizá sí y es que son de esa clase de personas que cuando les das a elegir entre la inteligencia y la fuerza, prefieren siempre lo segundo, porque les gusta más ser temidos que respetados. Algunos de ellos han cambiado tan poco, que hubiesen desentonado menos como ministros de la dictadura que en nuestra democracia.

Son clasistas y soberbios. Se creen destinados a lo que ambicionan, porque están convencidos que el poder es suyo y el país también, y por eso miran con tanto desprecio a quienes tratan de arrebatárselo, los consideran advenedizos, revolucionarios, chusma, jóvenes irreverentes a los que les faltan los apellidos que ellos creen que se necesitan para reclamar un lugar al sol, una vida decente. Los antisistema, les llaman, como si no fueran ellos mismos quienes lo han dinamitado para llenar sus cajas fuertes.

Y por supuesto, hablan día y noche de su patriotismo para esconder que su país no les importa, y menos aún los ciudadanos que lo constituyen, a quienes consideran simples costaleros, actores secundarios que están ahí para servirles, para ser exprimidos, para cargar las piedras de las pirámides. Por eso sabotean por tierra, mar y aire la Sanidad y la Educación públicas, desvalijan a los pensionistas, le quitan dinero a los desempleados y empobrecen a los trabajadores. Les interesa mucho más adoctrinar que instruir y no creen que la gente se merezca ser curada, educada ni mantenida en sus últimos años, porque no consideran los impuestos un tributo solidario, sino una mordida, no lo ven como un tesoro, sino como un botín. Son neoliberales y por lo tanto su única idea es que cada uno tenga los derechos que se pueda pagar.

Mientras ondean la bandera, practican su deporte favorito, que es la fuga de capitales. El resto del tiempo, lo dedican a robar y a evadir impuestos. Se presentan como salvadores de nuestras finanzas, pero a lo único que han venido es a repartirse el pastel. Un dirigente como Mariano Rajoy no puede capitanear la lucha contra la corrupción porque no es su antídoto, es su síntoma, su cabeza invisible, el jefe de esa banda que acabamos de definir. El hecho de que pretenda que le salga gratis lo que ha hecho y deshecho, es inaudito. Que además quiera seguir en el Palacio de la Moncloa, un acto de desvergüenza que produce vergüenza ajena.

Si lo desean pueden continuar leyendo el resto del articulo en su fuente original infolibre

Comentarios

No quieren hacer política… sólo quieren mandar… — 8 comentarios

  1. estoy de acuerdo. pero, qué diferencias hay con el psoe de González y zp? o con los de podemos?
    me parece estupendo q los medios denuncien la corrupción, pero de todas partes.

  2. Aùn asì, te has quedado corto!
    Muy buen anàlisis de la fauna y flora que pulula por las institucions de este fermoso paìs!
    Siento pena y una gran vergüenza ajena, cuando veo lo bien que lo hacen en otros paìses, en los que tambien roban,seguro,pero dònde los ciudadanos tienen un gran poder adquisitivo y viven "despreocupados" del mangoneo de sus polìticos.
    Lo que no pueden pretender en España, con màs de 4 millones de parados es que encima nos vengan con chulerìa y desprecio!Como decìa el otro…pa chulo yo y pa p…mi mujer!
    saludos

  3. Espero que Podemos llegue al poder para dar acabar con el chiringuito de muchos, luego espero que cuando Podemos se corrompa, llegue Podemos 2, y de una lección a Podemos…

    así es la unica forma de avanzar hasta llegar a una democracia real… con referemdums sobre presupuestos o lo que afecte al ciudadano, sin dejar las decisiones a los politicos. y acabar con la corrupción!

    • jajajaja y luego los pokemon go al parlamento que por ese entonces serán 350 y en vez de ir a votar vamos a cazarlos por las plazas . Estoy contigo vamos camino del surrealismo ilustrado.

  4. me sorprende mucho q la gente piense q podemos es la panacea q va a reinventar la política. si vienen podridos desde el principio y la huella q han dejado en Venezuela es escandalosa.