Las farmacéuticas abusan de su poder

La insulina es un fármaco ya de uso vital y por lo tanto tiene que ser universal y gratuito y los Estados deben encargarse de impedir  especulación como lo hace con los productos de primera necesidad o bienes y servicios regulados por el Gobierno. Es decir hay fármacos que por su uso y necesidad deberían tener congelado su precio o ir progresivamente disminuyendo, pero no es así, en tres lustro se ha quintuplicado, las propietarias de patentes  están comportando como cárteles fuera de control legislativo. Y esto no lo puede permitir ningún país.

En Business Insider se puede leer:

En la mayoría de las industrias, la competencia hace bajar los precios. Pero el mercado de la insulina se parece más a los billetes de avión. Cuando una empresa eleva el precio, los otros siguen rápidamente. Y en algunos casos las empresas incluso parecen aumentar los precios al mismo tiempo.

Mira esta tabla con dos insulinas de acción corta similares: Humalog de Eli Lilly and Co. y de NovoLog de Novo Nordisk. Los precios, recogidos por Truven Salud Analytics, están en tales mismo ritmo que apenas se puede ver las dos líneas de tendencia.

precio-de-la-insulina

Es una historia similar con los fármacos de acción prolongada como Lantus de Sanofi y Levemir de Novo Nordisk.

precio-de-la-insulina-2

Las empresas no tienen medicamentos competidores. Por ejemplo, Humalog (de Lilly) y Novolog (Novo Nordisk de) son las dos insulinas de acción corta más prescritos, mientras que tanto Novo Nordisk y Sanofi hacen las insulinas de acción prolongada (Levemir y Lantus).

Pero en lugar de bajar los precios, los competidores parecen aumentar los precios de paso a paso (que es la razón por encima de las tablas de aspecto como una escalera), algo que se conoce como ” precios sombra “. No es sólo el mercado de la insulina que está haciendo esto

Los comentarios están cerrados.