Frases del gran Kostolany

coco

NUNCA hay que endeudarse, pedir un préstamo, para comprar acciones.

No hay que tratar de ser rico, sino independiente.

En la bolsa, con frecuencia, hay que cerrar los ojos para ver mejor.

No hay que perseguir la tendencia sino que hay que salir a su encuentro.

Lo que en la Bolsa saben todos, no me interesa

Un buen especulador debe dominar tanto el lado largo como el corto.

Respeta las tendencias primarias.

Si en el mercado hay más tontos que papel, la bolsa sube. Si hay más papel que tontos, la bolsa baja

Si no hay liquidez, la bolsa no sube. «Como dicen los gitanos: si no hay dinero no hay música».

No hagas nunca caso alguno de la opinión del público bursátil. Ten tu propio criterio y síguelo. Si te equivocas que sea por ti mismo y no por culpa de los demás.

Lo que hace que suba o baje una acción es la demanda y la oferta. Debes averiguar donde puede haber oferta o demanda.

Con nada se puede dar tantos beneficios como con una empresa que está en quiebra y al final no lo hace. Sus acciones suben sobre el múltiplo.

En bolsa 2+2=5-1 Esto quiere decir que las cosas en bolsa suceden más tarde de lo que esperamos, pero suceden después como habíamos esperado.

El mayor error de un especulador es cuando intuye una falta y a pesar de ello, la comete. Y esto sucede porque se deja influenciar por los otros.

Quien tiene mucho dinero puede especular. Quien tiene poco dinero no debe especular. Quien no tiene dinero tiene que especular.

No confíe usted en aquellos que han encontrado ya la verdad; confíe solamente en quienes siguen buscándola

No hay que correr nunca tras un tranvía y una acción. !Paciencia! La próxima llega con toda seguridad

No sirve para nada proclamar la verdad en economía o recomendar cosas útiles. Es la mejor manera de hacerse enemigos

No hay que creer que los demás, cuando compran masivamente unas acciones, saben más o están mejor informados. Sus causas pueden ser tan diferentes que es prácticamente imposible sacar consecuencias de ello.

No hay que seguir los acontecimientos con los ojos, sino con la cabeza.

Sube la bolsa, acude el público; baja la bolsa, el público se marcha.

Las palabras más útiles en bolsa son: quizá, según se espera, posiblemente, podría ser, no obstante, a pesar, ciertamente, yo creo, yo opino, pero, posiblemente, me parece… Todo cuanto se cree y dice es condicionado.

Un inversionista pierde la capacidad de raciocinio cuando gana los primeros diez mil dólares. A partir de entonces se convierte en un pelele fácilmente manipulable

Comprar títulos, acciones de empresas, tomarse unas pastillas para dormir durante 20/30 años y cuando uno despierta, voilà! es millonario

El juego seduce y nos ofrece la mayor de las satisfacciones: demostrar que tenemos razón contra todos y contra todo

El papel decisivo corresponde siempre a la liquidez.

Algunas decisiones de los bancos centrales y política crediticia y algunos signos de la política de los grandes bancos pueden dar algunas pistas.

Tienes que comprar acciones en una recesión o crisis porque el gobierno se encargará de encauzar la situación bajando los intereses e inyectando liquidez.

NO tienes que comprar acciones cuando estas son recomendadas encarecidamente ya que esto indica que se quieren deshacer de ellas.

Las cotizaciones hacen en su mayoría a las noticias y no las noticias a las cotizaciones.

En la bolsa tienes que improvisar continuamente y ser muy flexible a los cambios.

He vivido varias veces el fenómeno de crisis bancaria en los últimos 50 años y nunca sucede nada.

Finalmente acaban siempre recuperándose y olvidándose como si no pasara nada.

En la bolsa el sentimiento te dice frecuentemente lo que hay que hacer.

Una mujer lista deberá tener un especulador a la baja a su lado. Su bienestar estará asegurado por todos los tiempos.

Si se tiene una mala opinión del largo plazo, no se debe comprar a corto plazo. Un buen especulador debe mirar siempre a la lejanía.

Los beneficios de las empresas aumentan cuando lanzan al mercado productos nuevos y ricos en posibilidades.

Una cosa gusta a todo bolsista: bajos intereses.

Cuando los intereses de los depósitos son bajos, el inversor prefiere la bolsa.

Siempre he tomado las mejores decisiones en el mercado escuchando música clásica.

Lo principal es mantenerse al margen de la opinión generalizada. La única manera de sobrevivir en el mercado ES MEDIANTE UN PENSAMIENTO INDEPENDIENTE para no estar al tanto de todos los rumores. Seguir sólo las noticias confirmadas.

Los comentarios están cerrados.