Currito en sector ‘fast-food’: condiciones duras, salarios infimos

Una empleada de Telepizza tras 11 años: “he hecho de todo allí, de repartidora a coger el teléfono o limpiar, lo que mandaran, vamos, lo que quisieran ellos… lo normal es ganar 130 euros por 24 horas mensuales pero mi contrato era de 80 horas y me embolsaba 500 euros el día 28 de mes. Pagando eran serios, eso si“, subraya, aunque sus horarios cada día variaban y oscilaban entre 8 ó 4 horas.

El caso de esta chica no es una rareza –no por las condiciones de escaso salario y horas no remuneradas– porque los trabajadores de estos locales ya no perciben su situación como algo temporal, es que simplemente no confían en encontrar otra cosa, no ya mejor, sino cualquier otra cosa. En continua expansión, las cadenas de comida rápida siempre ofrecen trabajo y sirven de refugio y han ido creciendo exponencialmente en los últimos años. En 2016 ese crecimiento fue del 6% y se tradujo en 3.135 millones de euros, según el Observatorio Sectorial DBK. El grueso del negocio lo copan las hamburgueserías, como más de 1.600 millones de facturación, donde más del 70% de estos locales son franquiciados.

Un trabajador de una franquicia 100 montaditos indica “en los contratos pone que haces 10 horas, pero curras 30 o más; la remuneración es sobre 4 euros la hora haciendo de todo, currando sin parar, incluida la cocina, cosa para la que en teoría no estaba capacitado. Tampoco cobré pagas extras a las que supuestamente tengo derecho

Fuente:  elconfidencial

POSTDATA:  Señores y señoras, si el concepto de “flexibilidad laboral” equivale a “trabajadores kleenex de usar y tirar” explotados 15 o 20 años mientras son jóvenes, con contratos basura, en precario, y luego los tiramos a la basura esto no tiene futuro, de verdad se lo digo.

 

Comentarios

Currito en sector ‘fast-food’: condiciones duras, salarios infimos — 1 comentario