Prisa o cuando la realidad justifica el precio

Cebrian creía tener en Santillana la joya de la corona, una editorial por la  que se pegarían por llevársela pero no ha sido así, Santillana es más o menos el 50% del Grupo Prisa su venta ya comentamos en su momento que era un suicidio financiero para el valor y un asesinato para sus accionistas, y razón tuvimos porque miren ustedes la figura que anticipamos su ejecución ya hace muchos meses.

Cebrian ha visto que no, que no era como el pensaba o calculaba por Santillana no solo nadie se pegado por ella sino todo lo contrario las ofertas recibidas han sido muy por debajo de lo estimado y claro, renuncia a su venta, esto puede aparejar rebotar tras cumplimiento de objetivo técnico, pero creemos que solo eso, un rebote.

Ahora mismo lo más bonito que podemos decir de la acción es que ha hecho una divergencia alcista entre sus últimos mínimos recientes, como un pauta pullback a la clavilar rota de la figura nos parece mucho vamos a dejar tal rebote en un ataque a la directriz bajista que arranca desde su hombro derecho. Y ya luego vemos qué pasa.

Lamentablemente PRISA es un valor sin valor y su cotización no implica ningún grado de infravaloración sino su triste realidad financiera y fundamental. La divergencia alcista desde luego es un aviso para que los cortos salgan con su botín, para comprar no está más que para perfiles muy agresivos.

Los comentarios están cerrados.