¿Que hay detrás de la “fluorización” del agua potable?

Nuestro cuerpo no necesita flúor, pero desde los años 50 se ha añadido flúor a las reservas públicas de agua paulatinamente, elevando sus niveles hasta hacerlos óptimos para la prevención de la caries dental –o al menos eso dicen– aunque la realidad es muy diferente a lo que nos quieren hacer creer

Los comentarios están cerrados.