Ahold un desplome que ha dejado fuera de juego a todos

A los accionistas porque los ha atrapado en un muy vertical  y repentino descenso y a los cortos porque quien no lo estaba ya no le vale la pena “aparentemente” estarlo. La acción se ha ido a apoyar a los máximos anuales de 2013 y 2014 y ya sin atender a sus fundamentales la ecuación rentabilidad riesgo favorece a los que deseen comprar y no a los que deseen vender que estos tendrán que tener ya previsto el precio de cierre de su posición. Ahold no es un chicharro, es un Euro Stoxx 50

Los comentarios están cerrados.