Producir el máximo, a la mayor velocidad posible…

En la provincia de Toledo, una empresa es capaz de elaborar cada día un millón de hamburguesas de ternera y 350.000 de pollo. La primera multinacional en producción de ganado vacuno, que permite el consumo barato del ‘fast food’ de hamburguesas como las referidas, solo en Brasil y Argentina procesa 22.600 reses al día. La granja de vacas de leche más grande del mundo está en EEUU, con unas 30.000 vacas. Cerca de Soria, quieren alcanzar el segundo puesto del ‘ranking’ y se prepara una instalación para albergar 20.000 vacas –una detrás de la otra, sería una fila india de vacas en la autopista desde Barcelona hasta Sitges– y el récord de fabricar pan parece ser lo tiene una factoría en Guadalajara, que presume de elaborar 15.000 panes de molde a la hora.

Es una de las características del modelo alimentario dominante, tal vez sin contemplar los problemas que pueda suponer. Si me convierto en el líder europeo de producción de leche, poco me importa acabar de un plumazo con unas mil vaquerías en Galicia y la cornisa cantábrica; si con 50 personas produzco toneladas de un pan incorruptible para los supermercados, soy mucho más eficiente que un horno artesanal como el de mi pueblo que hace muy pocos kilos pero genera tres medios de vida; y, si tengo que sacrificar aguas prístinas para que un país como Chile produzca millones de salmones, bienvenida sea la estrategia.

En la locura de sistemas alimentarios diseñados como fábricas, donde Chile y Noruega son grandes potencias de producción de salmones, con capacidad para servir una ración diaria para todas las personas que vivimos en Catalunya, por ejemplo. Una barbaridad que se logra a partir de la instalación de unas jaulas en el mar, a modo de rascacielos invertidos, que vienen a ser como corrales del tamaño de una cancha de fútbol de 20 pisos para abajo, donde en condiciones de hacinamiento se engordan, con pienso a millones de animales inmóviles. En estos modelos carcelarios, es totalmente necesario el uso de antibióticos y otros productos químicos para evitar grandes mortandades pero es que su abuso provoca que además de expandirse por las aguas y afectar a otras especies también llega a la cadena alimentaria agravando el problema sanitario de enfermedades bacterianas comunes que se hacen resistentes a los antibióticos.

Pueden leer el resto del articulo en su fuente original pulsando aquí

Los comentarios están cerrados.