No nos importa nada ni nadie ni tan siquiera nuestro futuro y patrimonio

El robo de cobre por parte de un lumpen de personas de lo más bajo de nuestra sociedad es un azote que va por picos y valles y desgasta a nuestras fuerzas de seguridad, lo triste es el comercio sucio que viene después porque literalmente a medida que se aleja el cobre del punto del delito aumenta de precio, vamos como el Coltan que a medida que sale de algunos países africanos cada frontera que pasa aumenta exponencialmente de precio. Al final un complejo residencial se queda sin luz porque a un par de maleantes le han dado 50 euros por un amasijo de hilo que incluso ya se los piden limpios porque con el plástico lo pagan peor.

Saco esto a colación porque ahora ya se han pasado a robar campana de iglesias y ermitas de monte según informa ELCONFIDENCIAL.COM el expolio está siendo llevado a cabo de forma sistemática en la zona norte de España, campanas de siglos arrancadas de campanarios para luego ser fundidas y pagadas al peso. En esta cadena de miseria y miserables la víctima no es usted o yo, o ni tan siquiera los españoles que hoy vivimos, es nuestro tesoro y patrimonio que ese debiera ser eterno y cuidado al máximo para que nuestra identidad perdure en el tiempo.

Pasa como con los pirómanos, los maltratadores de animales y otros individuos que atentan contra la propiedad colectiva sea privada, social, animal  o natural, la Ley debería ser mucho más ejemplar y ejemplarizante y tratar estos asuntos como delitos de mucho mayor nivel judicial y que se fuera a la cárcel con la misma carga de pena con independencia de sea persona,  animal o patrimonio nacional. LLevarse una campana de un campanario debe ser tipificada como agresión física no a una persona sino al erario público de  todos los españoles, exactamente igual que un delito fiscal, se cuantifica el expolio y por ello paga el principal más la sanción correspondiente.

Que le dicte un juez sentencia a un pirómano por 10 o 15  millones de euros de valor de lo quemado y que se corra la voz en medios de comunicación  a ver cuantos incendios hay el año que viene …. el ladrón, el maltratador, el pirómano, el expoliador trabaja por ecuación rentabilidad/impunidad si se le disminuye drásticamente la impunidad la rentabilidad cae en vertical. ¿Cuantos delitos contra la mujer había antes de que la ley de violencia de género se implantase de forma preferencial respecto a mecanismos y procesos judiciales? ¿cuantos hay hoy? Hoy los maltratadores saben que en un par de horas está en el calabozo si son denunciados. Pues lo mismo para temas de está índole que nos afectan a todos con un daño irreparable para nuestro futuro, una bosque se regenera, una campana robada desaparecerá para siempre, se puede poner otra pero no la misma.

Comentarios

No nos importa nada ni nadie ni tan siquiera nuestro futuro y patrimonio — 3 comentarios

    • si si correcto … es la cadena de la miseria y de los miserables .. igual que el cobre robado de conducciones de eléctricas .. la reventa de los hurtos … etc.. etc…. hay un mercado sea blanco o negro siempre que haya una oferta y una demanda.

  1. El ejemplo que han dadio todos….empezando por el de lo siento mucho…no volvera a ocurrir…pasando por los no me consta….eso lo llevaba mi marido….no me acuerdo… los de las tarjetas y los que saludan a los amigos del módulo 3, …..4 y 5…..etc….etc….ha llevado a que no se respete nada ya que se piensa que esto es la jungla y si hay que mangar se manga…y cada uno lo hace como puede…
    Y tonto ek que no lo hace….
    Se expolia…defrauda….hurta…roba…chantajea..un presidente vacila a un juez… insulta a la autoridad.. vomitan….orinan y defecan en piscinas….
    Hasta espuma de afeitar…compresas y el papel higiénico de los servicios de los restaurantes o la vajilla de la boda …!!!…
    Berlanga….nos conoce bien.!!!!