El famoso “España nos roba” ha sentado escuela …

Murcia nos roba“, “Cartagena is not Murcia” o “Cartagena, provincia de España” son lemas que se repiten en muchos rincones de esta ciudad, y es que muchos vecinos se sienten discriminados por el gobierno autónomo en los presupuestos regionales, en sanidad, en aduanas, en el AVE, etc, etc, y eso les hace pensar en el pasado, cuando en 1799 Cartagena fue considerada durante seis años como una provincia independiente por motivos fiscales, o incluso en 1873, cuando una insurrección federalista proclamó el Cantón de Cartagena… las calles y alrededores de la ciudad portuaria están llenas de pintadas que reclaman ser provincia separada.

Mario Ruiperez Padilla, miembro de la plataforma Convergencia Cívica de Cartagena, explica sus motivos “Murcia, por ser capital de provincia, se lleva el 70 por ciento del presupuesto destinado a toda la región, y el 30 por ciento restante se reparte entre los 45 municipios. De ese 30 por ciento, a Cartagena, pese a tener 215.000 habitantes, le corresponde solo un 3 por ciento”, denuncia.

Cada uno tiene motivos, como Andrés Peiró González, abogado y también miembro de Convergencia Cívica, que explica “Cartagena no tiene AVE porque Murcia quiere que llegue antes allí, cuando haciendo un pequeño bypass, también llegaría a Cartagena”. Santiago del Álamo, otro de los vecinos que está a favor de convertir a Cartagena en provincia, propone el cambio de nombre con la ley en la mano “según el artículo 147 de la Constitución, la denominación de la Comunidad será aquella que mejor corresponda a su identidad histórica ¿Por qué nos llamamos región de Murcia si Cartagena es una ciudad trimilenaria mucho más antigua que la ciudad de Murcia? Yo propondría un nombre más neutro, como Comunidad del Sureste”.

Un funcionario explicó otro tema que sirve como reclamación, muy fácil de entender: “Tenemos puerto en Cartagena pero la aduana está en Murcia, donde no tienen conexión marítima… no lo entiendo”.

Jose Antonio Luque, presidente de la plataforma 2es+, cuenta que el proyecto FERRMED –una asociación empresarial que impulsa un corredor ferroviario de mercancías que conecte los puertos europeos-, tampoco ha incorporado a Cartagena: “Empieza en San Petersburgo, cruza toda Europa y, cuando entra en España, pasa por Barcelona, Tarragona, Castellón, Valencia, Alicante, se mete en Murcia y continúa hacia Almería olvidándose de Cartagena” y respecto a Sanidad, indican que “nos hicieron un hospital nuevo hace cinco años y nos cerraron el anterior, en vez de dejar los dos. El nuevo, el Hospital Santa Lucía, tiene 600 camas, que no son suficientes. Somos una ciudad con puerto, con mucho turista y muchos habitantes. El hospital del Rosell, el antiguo, solo se ha quedado con Urgencias”.

Fuente y articulo completo aquí

Comentarios

El famoso “España nos roba” ha sentado escuela … — 4 comentarios

  1. "España nos roba" es una frase que raríssima vez pronuncia alguien en Cataluña. Es en España que dicen que la decimos los catalanes, pero es falso. De lo que nos quejamos, muchos, es de un trato fiscal injusto, que dura ya demasiado tiempo y que ahoga la economia catalana. Nos quejamos también del anticatalanismo ancestral que hay en España.

    • Paco, perdoname que discrepe pero cuando el río suena, agua lleva. El parlamento catalán representa por votos a la población catalana. Y ese parlamento mayoritario independentista y antiespañol.

      • Querido Rafael, sin ánimos de crear controversia, permíteme que en relación a la representatividad del parlamento español o de cualquier parlamento autonómicol, realices un análisis de lo que a continuación expongo:
        1) LOREG, que permite que provincias menos pobladas estén sobrerrepresentadas. (Ley orgánica régimen electoral general, discrimina el voto, en función de la circunscripción, y no vale lo mismo un voto en Barcelona que en Berga, ( o no vale lo mismo un voto en Madrid que en Soria)
        2) Ley D'Hont, que se establece para garantizar gobiernos fuertes y mayorías absolutas, en detrimento de los partidos más pequeños.
        2) El sistema de circunscripciones (y se podra entender cómo el Sr.Pujol y CIU, comprando la "voluntad" de cuatro pueblos catalanes, conseguía más escaños, teniendo en ocasiones menos o similar número de votos que el PSC (que ganaba siempre en el área metropolitana de Barcelona,la cual es la zona más poblada y por tanto con mayor número de electores)
        3) El Notario como máximo garante de la Fe pública, no interviene en el recuento de votos en nuestro sistema electoral.Si bien intervienenen en los Juzgados de primera instancia como fedatario publicó el/la secretario/a judicial del Juzgado,y en los Juzgados de Paz el Gestor procesal en funciones de secretario, para mi modesto entender no tienen la misma fuerza garantista que la fe pública notarial. (Como ciudadano y en virtud de que la fe pública es una garantía que el Estado da para garantizar que los hechos son verdadero y auténticos, no tengo porque confiar en un recuento electoral, que no está garantizado por la fe pública notarial, y en la que intervienen partidos políticos que no son precisamente un ejemplo de transparencia y, legalidad , y donde algunos de sus miembros y legisladores son delincuentes (Rato, Matas, Barrionuevo,etc…),
        4) Durante años he trabajado en un Hospital psiquiátrico gestionado por una orden religiosa.,(con pacientes de larga estancia que llevaban 30 y 40 años ingresados , con graves enfermedades psiquiátricas que no tenían contacto con la realidad del exterior, y, el dia de las elecciones, miembros de la orden acompañaban a esos enfermo psiquiátricos a votar)
        Menciono esto, a título ilustrativo, de que cualquier ciudadano mayor de 18 años puede ser elector, aún teniendo grandes discapacidades intelectuales y volitivas (excepto los incapacitados judicialemente. o condenados por sentencia al derecho de sufragio)
        5) Cualquiera que lea con un mínimo de rigor el número de votantes en Catalunya, en las últimas elecciones del 2015, hubo un 30% de abstención, siendo una de las eleciciones con mayor número de votantes.

        En definitiva por todo lo expuesto, a mi modesto entender el sistema electoral catalan (ni el español) no sólo no representan la voluntad de la mayoría de los ciudadanos, sino que ni tan siquiera representan la voluntad de la mayoría de los electores.