¿Milagro del pan y los peces en la autopistas quebradas?

Boquiabierto, ojiplático y patifuso al leer esto en INVERTIA

Se hicieron sin hacer verdadera  falta, no se amortizaron, se tuvieron  que rescatar, ahora son nuestras  y antes de finalizar 2018 serán entregadas otra vez a manos privadas,  si entendí bien el tema, ahora el estado tiene que pagar el déficit que resulte más 550 millones que será incobrable tras la liquidación.

“Las nueve autopistas que se encuentran en concurso de acreedores cuentan con 700 trabajadores, que mantendrán su empleo. Se trata de las radiales 2, 3, 4 y 5 de Madrid, la autopista eje aeropuerto, la autopista Madrid-Toledo, la autopista Ocaña-La Roda, la circunvalación de Alicante y la autopista Cartagena-Vera”

Para mi total confusión luego dice que este año ya arrojará beneficio estas autopistas de 34.7 millones que se ingresarán al Tesoro Público me tuve que caer de un “de Guindo” antes para poder entender este ingreso como beneficio y no como recuperación del brutal desastre en infraestructuras que han ocasionado el turnismo político español.

Se lo cuento más claro: es como si le prestamos dinero a un colega para un negocio y nos dice al año de estar funcionando que ya está ganando dinero gracias al negocio pero que de nuestro capital inicial nany… será “recuperando” la inversión, porque fijaos donde dice que 550 millones hay que darlos por incobrables.

Comentarios

¿Milagro del pan y los peces en la autopistas quebradas? — 3 comentarios

  1. Espero que por lo menos tengan un poco de vergüenza y cuándo las vuelvan a vender eliminen del contrato la clausula que obliga al Estado a asumir futuras pérdidas

  2. Eso es un regalo en comparación con los irrecuperables 60,000 millones de la banca y los irrecuperables 3,000 millones de la amnistia fiscal y los irrecuperables 8,000 millones de las 3 candidaturas olimpicas fallidas y los irrecuperables de tantos y tantos apartados que faltan. Es lo que tiene este gobierno tan liberal y con el apoyo de la mayoria que nos roban sin necesidad de ponerse careta.