Articulo Expansión.com

La huelga de funcionarios prevista para el 2 se retrasará hasta el 8 de junio y todavía no es seguro que llegue a producirse, porque los representantes de los trabajadores quieren ver cuál es el texto final del decreto que aprobará este jueves el Consejo de Ministros. Así lo ha manifestado esta mañana el secretario nacional del sindicato de funcionarios CSI.CSIF, Miguel Borra, a Expansión.com, algo que después ha confirmado en un comunicado junto a los representantes de los otros dos sindicatos mayoritarios de la Función Pública, CC.OO. y UGT.

Es posible que los representantes de los trabajadores sigan negociando con el Gobierno algunas concesiones y que por eso no quieran tomar ninguna decisión definitiva hasta leer el Real Decreto, que recogerá la reducción de un 5% de los sueldos de los funcionarios, la congelación de las pensiones durante el año que viene y la suspensión del cheque-bebé a partir de enero.

Miguel Borra señalado en declaraciones a Europa Press que quieren saber “a quién va a afectar realmente” el recorte salarial de los miembros de la Administración. Aún no está claro si los que más cobran van a llevar el peso de la reducción o si los empleados públicos que no sean funcionarios van a quedar excluidos en todos los casos.

Demora en la convocatoria de la Mesa de Función Pública
Los sindicatos mayoritarios CC.OO., UGT, CSI-CSIF, que se han reunido esta mañana en la sede de Comisiones Obreras para discutir los detalles de la movilización, han señalado en un comunicado después de la reunión que la decisión de retrasar la fecha de la huelga responde a la demora de la convocatoria de la Mesa General de la Negociación de las Administraciones Públicas. “Todo ello afecta a los plazos legales de las convocatorias del huelga”, afirmaron, y según señalan, quieren que el Gobierno explique con detalle a qué colectivos de empleados públicos afectará el recorte salarial y también por plazos legales.

¿Ir a una huelga antes de un puente?
Fuentes de la Administración Pública consultadas por Expansión.com esta misma mañana hacían hincapié en “la inconveniencia” y “torpeza” de los sindicatos mayoritarios de haber fechado la convocatoria de huelga en el 2 de junio, “precisamente un día antes del puente festivo del Corpus Christi”, lo que a todas luces iba a repercutir en una mala imagen de los funcionarios públicos que se acogieran al derecho de huelga.

“Desde luego, la imagen que se transmitiría a la opinión pública sería la de los funcionarios que aprovechan el paro para irse de puente”, apuntaban con cierta sorna. “Esto, si cabe, complicaba las cosas mucho más de lo ya están”, se lamentaba esta fuente. “Me alegro de que haya gente con dos dedos de frente”, han manifestado estas mismas fuentes a Expansión.com, una vez se ha conocido la novedad en el calendario.

Más movilizaciones previstas
Los responsables de los servicios públicos y de la ciudadanía de CCOO, Enrique Fossoul; Rafael Espartero de UGT; y el propio Borra han advertido de que habrá más movilizaciones si el Gobierno no reflexiona y rectifica en esta medida que han calificado de “injusta” e “innecesaria”.

Fossoul ha dicho que el Gobierno les ha convocado a la Mesa General de la Función Pública el próximo jueves por la mañana, para explicarles las medidas del Real Decreto que afectan al sector público que previsiblemente será aprobado ese mismo día en el Consejo de Ministros. No obstante, los tres dirigentes sindicales han mostrado su firmeza en mantener las movilizaciones del día 20 por la tarde, para que los empleados públicos puedan acudir con mayor facilidad y las convocatorias reciban más apoyo. De hecho, UGT, CCOO y CSI-CSIF han anunciado que el sindicato de Policía ya se ha unido a esta manifestación a la que también están llamadas organizaciones sectoriales, como la Sanidad o la Enseñanza.

Mensaje claro
“El mensaje es claro. No podemos ser los más débiles los que paguemos la factura de la crisis”, ha dicho el secretario nacional de Formación de CSI-CSIF, Miguel Borra, al tiempo que el dirigente de UGT Rafael Espartero ha sentenciado que “rectificar es de sabios y no es posible que antes de ayer pudiéramos sobrevivir y ayer ya no”.

Por su parte, Fossoul ha calificado de “ridículo” que el Ejecutivo no contemple un recorte salarial para las empresas estatales que mantengan convenios de negociación colectiva, ya que -ha dicho- todos los ayuntamientos, comunidades autónomas y hasta la Administración General de Estado tienen convenio. “El Acuerdo para la Función Pública firmado con la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, también es un convenio colectivo”, apostilla.

En este sentido, ha asegurado que el Ejecutivo ha “vulnerado el derecho a la negociación colectiva” y ha advertido de que es “muy difícil” concretar a qué empleados públicos afecta el recorte salarial cuando los Presupuestos Generales del Estado para 2010 no específica colectivos y “todo es sector público”.

Asimismo el dirigente de FSP-UGT Rafael Espartero también ha recordado que el acuerdo de la Función Pública firmado el año pasado ya contemplaba un escenario de crisis y una contención de los salarios. “Nosotros podemos ayudar a salir de la crisis pero no va vamos a ser los únicos paganos”, ha añadido.

La línea roja
En la misma línea, el responsable de CSI-CSIF Miguel Borra ha sido contundente al puntualizar que el Gobierno “ha traspasado una línea que ningún gobierno debería haber traspasado” y ha señalado que la respuesta de los sindicatos será “progresiva en el tiempo” hasta que sea necesario. “Esto no puede ser asumible”, ha aseverado, tras mostrarse pesimista sobre que el Ejecutivo de marcha atrás.

Asimismo, los tres sindicatos tienen previsto otras “medidas de presión”, tales como recoger firmas de todos los empleados públicos para entregarlas posteriormente en el Congreso de los Diputados. “Se trata de una movilización sostenida que irá graduándose según el nivel de agresión del Real Decreto”, ha dicho Fossoul.

Esta tarde, los sindicatos UGT y CC.OO. tienen previsto mantener sendas reuniones internas para analizar el paquete de medidas de ajuste aprobado por el Gobierno la pasada semana, informa Europa Press. La organización liderada por Cándido Méndez reunirá a su Consejo Confederal a partir de las 16.30 de la tarde, mientras que la Comisión Ejecutiva de CC.OO. lo hará a partir de las 17.00 de la tarde.
Ir a la noticia original