Volver al crecimiento solo es cuestión de dos cosas y las tendremos que asumir

Señores quitémonos la venda, si no se coge el estatuto de los trabajadores y se rompe por la mitad en todos los capítulos de derechos y prestaciones sociales no habrá crecimiento ni a corto ni medio plazo, y si no lo hay, para qué demonios queremos los trabajadores derechos y prestaciones si no tenemos trabajo. Es así de sencillo, no hay más.
Ponernos ahora a exigir mantener derechos ante el Estado y La Patronal cuando lo que se debate es la supervivencia misma del sistema en el que vivimos nos parece como ser náufragos en una isla y exigir para comer dos platos y postre, Señores, lo que nos sucede se arregla invirtiendo la situación la actual nos lleva directos al Default exterior español y al caos socio-económico interno.
Ahora mismo estamos viviendo un genocidio social donde centenares de miles de personas entre 40 y 60 años han pasado de la clase media mantenedora del país a estar en las puertas de la indigencia al estar mantenidos con subsidios de desempleo o pensiones no contributivas, si el Gobierno no crea medidas ad-hoc para esta franja humana vamos a tener que asistir a un desplome social solo equiparable a la habida en los EEUU de 1.929, donde probablemente se tendrán que abrir comedores sociales para que el 30% de los españoles coman.
Por otro lado no sería lícito y admisible que los trabajadores dejaran sus derechos a un lado en pro del bien común ganados tras mil reivindicaciones de más de un siglo para que luego un Empresariado mezquino y decimonónico se frote las manos o haga círculos como los tiburones o buitres para depredar tan jugoso festín propiciado por la necesidad de los trabajadores y del Estado.
Si hay que reducir salarios (lo que aportaría el trabajador) y cotizaciones (lo que aportaría el estado) para incentivar la contratación y con ella la reactivación de la economía, la empresa debe aportar respeto y cumplimiento de lo pactado, si un beneficio genera un derecho también lleva consigo una obligación, de lo contrario lo único que se iba a instituir o autorizar como solución a la actual crisis es la explotación consentida, y eso tampoco es solución, si el peso de algo se hace residir sobre un solo pilar, este pilar solo es cuestión de tiempo que rompa.
Así pues, resumen, Trabajadores a ceder nivel adquisitivo, Estado a reducir presión fiscal a la empresa y Empresa a no incurrir en el abuso o explotación del trabajador, para ello el Gobierno debe crear vías de acceso directo y sobre todo rápido a la denuncia y a resolución de conflicto laboral para eliminar conductas arbitrarias y ventajistas de unos empresarios que al calor de esta crisis pretendan sacar lo máximo poniendo lo mínimo o nada.
O jugamos todos o rompemos la baraja, pero me temo que a partir del lunes nada de esto se produzca, la racionalidad es pura contradicción si se sientan a una misma mesa frente al Estado, Patronal y Sindicatos, los primeros lo querrán todo y los segundos no querrán soltar nada, por lo que el Estado deberá hacer lo que crea conveniente, quitarle a ambos para llegar a un punto medio equilibrado, si a los primeros no gusta pues todo seguirá como está, si a los segundos no gusta, Huelga General.
Y unos por otros la casa sin barrer Rajoy a malmeter para su caja electoral hacer y a los Socialistas del mapa político hacer desaparecer, mientras a España toca ver perecer hasta que la luz del dinero vea otro día amanecer. (Mis disculpas por este improvisado pareado estúpido)
Antonio A. García Rivero – Bolsacanaria

Advertisements