Los paralelos entre el Lunes Negro y el ‘flash crash’ del 6 de mayo

www.wsj.com          

Por Scott Patterson

Un poco después del crash del Lunes Negro de 1987, las bolsas y las autoridades reguladoras se apresuraron a implementar nuevas normas para prevenir una repetición de la mayor sacudida bursátil en 50 años. Incluso entonces, temían no haber hecho lo suficiente.

“Simplemente no puedo darles garantías de que hemos arreglado el sistema”, declaró el entonces presidente de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), David Ruder, ante un comité del Senado de Estados Unidos a principios de 1988.

Tras dos décadas de cambios reglamentarios y avances tecnológicos, esos comentarios son evocadores, especialmente en momentos en que los investigadores del “flash crash” (algo así como “el crash relámpago”) del 6 de mayo se encuentran con ecos del derrumbe del Lunes Negro.

Muchos afirman que las innovaciones tecnológicas han hecho que el mercado sea más eficiente y resistente. Sin embargo, la súbita caída del 6 de mayo, aunque mucho menor en términos porcentuales que el crash de 1987, puso de manifiesto que la tecnología principalmente sirvió para acelerar las transacciones y magnificar las fluctuaciones del mercado.

El 6 de mayo, “la velocidad de la volatilidad fue impresionante, más allá de cualquier cosa que había visto antes, con la excepción de octubre de 1987, cuando me encontraba en el piso de negociaciones”, señala Ted Weisberg, presidente de la firma de corretaje Seaport Securities en Nueva York.

“Existe un fuerte paralelo entre el crash del Lunes Negro y el flash crash”, asevera Michael Wong, un analista de Morningstar que hace seguimiento de las bolsas.

El 19 de octubre de 1987, el Promedio Industrial Dow Jones se derrumbó más de 20% y las penurias se prolongaron hasta el día siguiente, antes de repuntar. Los corredores en el piso, trabajando por teléfono, tomaron las decisiones y las operaciones generadas por computadora aún estaban en su infancia. Los dark pools (sistemas de negociación multilateral que permiten la ejecución de órdenes sobre bloques de acciones) y las operaciones de alta frecuencia eran temas de ciencia ficción. Ese día, se negociaron 600 millones de acciones, según la SEC.

Casi veintitrés años más tarde, el 6 de mayo de 2010, la peor parte del súbito descenso duró aproximadamente 10 minutos y la caída llegó a ser de 9,8%. Las operaciones, muchas ejecutadas en milisegundos, alcanzaron la cifra de 19.000 millones de acciones. En ambos casos, los primeros problemas aparecieron en el mercado de futuros de acciones, que aceleraron un declive en la bolsa regular. Los dos crearon un circuito en el que se retroalimentaban, arrastrándose mutuamente.

Tal vez el paralelo más preocupante haya sido la forma en que los profesionales abandonaron el mercado. En 1987, algunos creadores de mercado en el piso de la bolsa dejaron de hacer ofertas por determinadas acciones.

Dos décadas más tarde, en un mercado dominado por la tecnología, los operadores de transacciones a alta velocidad que normalmente proporcionan liquidez al mercado, simplemente apagaron sus computadoras. Otros importantes participantes, incluyendo los fondos de cobertura que llevan a cabo transacciones rápidas, también se retiraron del mercado, según corredores y funcionarios bursátiles.

“Retroceda al crash de 1987, todas las grandes firmas se retiraron”, explica Chris Concannon, un socio en Virtu Financial LLC, una firma creadora de mercado electrónico de Nueva York que siguió negociando durante las turbulencias del 6 de mayo. “En todas las rupturas se encuentra evidencia de grandes firmas que retiran sus intereses de compra y venta del mercado”.

Antes del Lunes Negro, muchos coincidían en que el mercado sufriría una corrección, tras haber registrado un alza de 40% ese año, parte de la racha alcista que había empezado en 1982. Y en los 12 meses previos al 6 de mayo de este año, muchos observadores se mantenían expectantes a medida que el Dow registró un espectacular ascenso de 60% frente a sus mínimos de marzo de 2009.

En la mañana del Lunes Negro, los contratos de futuros cayeron pronunciadamente antes del inicio de la sesión regular en la Bolsa de Nueva York. Cuando abrió, las acciones cayeron en picada reflejando los menores precios de los futuros.

Esta situación provocó más ventas de futuros. Un producto financiero relativamente nuevo en los años 80 llamado seguro de cartera de valores, en el cual los inversionistas usaban futuros para protegerse contra las pérdidas en acciones, amplificó el derrumbe. Una venta masiva de futuros hizo descender los precios de las acciones. A su vez, los inversionistas que buscaban protegerse de mayores pérdidas vendieron futuros, lo que dio lugar a otra ola de ventas de títulos.

Aunque el seguro de cartera de valores ha pasado al olvido, una gran cantidad de corredores aún usan futuros para protegerse contra pérdidas. La venta masiva del 6 de mayo parece haber sido liderada por una ola de ventas de futuros. El presidente de la Comisión de Negociación de Futuros de Materias Primas (CFTC) de EE.UU., Gary Gensler, en un testimonio en el Congreso hace una semana, dijo que las operaciones de futuros y acciones se volvieron “altamente convergentes” en el colapso del 6 de mayo. La caída de los futuros causó un descenso de las acciones, lo que condujo a más ventas de futuros.

Esta relación significa que en momentos de tensión, estas dos partes claves del mercado, las acciones y los futuros, pueden ejercer un efecto de retroalimentación que puede convertir una venta masiva promedio en un colapso bursátil.

La presión de las ventas en ambos días se volvió tan intensa que los compradores que quedaban se vieron abrumados, lo que creó una “bolsa de aire” en las acciones y otros valores que dio lugar a las vertiginosas caídas.

Durante el Lunes Negro, muchos creadores de mercado habían agotado sus fondos, mientras que otros estaban agobiados por la volatilidad. La Bolsa de Nueva York tomó medidas para incrementar el capital de los corredores.

Algunos de los cambios clave en los mercados ayudaron a aumentar la presión para vender el 6 de mayo, en lugar de ayudar a estabilizar el mercado.

En esta ocasión, muchos inversionistas que se apresuraron a vender se deshicieron de los fondos cotizados en bolsa (ETF, por sus siglas en inglés), que no existían en la década de los 80.

La venta masiva de ETF se propagó a otras partes del mercado bursátil. Los ETF ligados a índices como el Russell Midcap colapsaron durante la venta generalizada; de hecho, el valor de muchos ETF cayó a tan sólo unos centavos. Aproximadamente dos tercios de todos los valores cuyas operaciones fueron canceladas el 6 de mayo era ETF, según el sitio de investigación bursátil IndexUniverse.com.

Existe un paralelo más entre 1987 y 2010. Ruder, el ex presidente de la SEC y actualmente profesor emérito de la Universidad Northwestern, ahora forma parte del comité del gobierno que está examinando el flash crash.

ir al articulo original

 

 

Advertisements