¿Y a partir de hoy lunes qué?

Europa y el Euro han ido al médico aquejados de un complejo síndrome que podría desembocar en consecuencias funestas para estos pacientes, estudiado por el facultativo el cuadro de síntomas este ha prescrito básicamente una muy drástica dieta de muy escasas calorías no para un mes u dos para perder unos kilos de más, si no para los años venideros, además deberán negociar con el Dr. Cualquier cambio o modificación de la dieta para que este lo apruebe.

Con este simple símil dejo claro lo que ha sucedido en términos gráficos, ahora bien, el problema lo tenemos ahora los Europeos, nuestros políticos han hecho lo que tenían que hacer reconocer que tenían un grave problema y han ido a que se lo resuelvan, pero claro quien tiene que perder los kilos no son ellos, somos nosotros, y nosotros con los actuales números macroeconómicos que tenemos no se que dieta vamos a poder hacer.

Ahora el nuevo Gobierno presidido por Rajoy tendrá la excusa perfecta para cerrar el grifo del gasto e inversión pública “Europa nos vigila y no permite gastar” o “no podemos pagar porque incrementamos Déficit”, desde luego difícil papeleta la del P.P. a corto plazo porque claro no es lo mismo aplicar en Francia, Holanda o Suecia lo acordado en la Eurocumbre recién concluida que en Portugal, Irlanda, Grecia, España e Italia.

En la Europa periférica se le va a tener que decir a familias que el dinero de las ayudas subsidiadas oficiales se han acabado, o que se cortan a partir de tal fecha o que se suspenden directamente por motivos presupuestarios, con cinco millones de parados y un crecimiento económico estancado es incompatible tener un Déficit anual entre el 0.5% y el 3% y luego claro a ver quien baja el paro y crece sin inversión pública casi de ningún tipo.

La solución es una y solo es buena para un agente económico, el empresario, para los demás una tragedia porque para salir de esta vamos a tener que tener que perder todos los derechos laborales adquiridos durante muchos, muchos años, los sindicatos clamarán, los trabajadores sufrirán, la juventud no descarte nadie que pueda incendiar las calles inconforme por ser la moneda de cambio de la recuperación.

Pero será inevitable que tengamos que perder todos para intentar salir de este agujero negro en que nos han metido la mala gestión de lo público, el descontrol financiero y la absoluta falta de previsión de todos los agentes económicos incluidos nosotros, un ejemplo: el Gobierno no debió permitir los precios alcanzados por la sobreespeculación de la vivienda, los Bancos no debieron regalar hipotecas a todo el mundo y los españoles no debieron aceptar pagarlas cuando sabían que al mínimo problema laboral iban a quedar en la indigencia. Ahora sobre el pecado nos llegará la penitencia pero claro unos pagarán con miserias y otros con “dos padre nuestros y un ave maría”.

El poder político acaba de hacer acto de constricción se ha dado unos cuantos golpes en el pecho diciendo “por mi culpa, por mi culpa por mi santísima culpa” y nada unos cuantos cambios de Gobierno como castigo por hacerlo mal y a la Oposición, a los Bancos hacerles acatar unas cuantas normas y barra libre de capital para que no falte liquidez al sistema, y a nosotros pues eso años de penurias y fatigas, soportar el abuso sistemático y ver como nos vamos quedando poco a poco sin el Estado del Bienestar.

Advertisements