Cuando no hay material fresco , la prensa salmón saca el miedo del congelador

Desde luego para vender  prensa salmón o hacer venir a usuarios a Webs no hay que darle duro al cerebro si no a al sentimiento  ajeno, es decir hay que vender que el vaso esta medio vacío y nunca que esta medio lleno o cómo se puede terminar de llenar, la esperanza no vende, vende el miedo, generar ilusión no es atractivo, lo excitante es fomentar la incertidumbre para tratar que esta  posea al lector a través del medio digital o escrito de la especialidad.

Escribo esto un sábado de noche y en eleconomista.es veo estos titulares: ” Roubini dice que la economía española parece estar en caída libre”, Europa “peligro de recesión inducida”, el Nobel Spencer ” no se trata del tipo de cambio”, Deuda de los desarrollados “la agonía del mercado de deuda pública”, paso al Expansión.com y leo que Montoro dice ” hay que cumplir cuanto antes los compromisos del Déficit” , que “la crisis ha destruido 177.000 empresas”, para ser más imparcial abro el cincodias.com y leo “la inflación puede subir más los impuestos que Rajoy”, voy  a invertia.com y leo “Rajoy tiene más fácil colocar su monstruosa deuda en 2012”, no sigo para no aburriros, pero todo más o menos igual titular negativo para llamar la atención.

Y si nos vamos a Webs y Blogs personales del sector financiero-bursátil ya es un sindios  de aspirantes a gurús, de profetas , de iluminados, de disidentes, de iniciados, de zahories que mediantes gráficos tratan de justificar o hacernos ver el gran holocausto, la gran hecatombe, el advenimiento de un nuevo 1929, eso sí, todos ellos tienen puesta la túnica salvadora y la corona de laurel ya que creen estar a un metro por encima del común de los inversores, o peor aún creyéndose o atribuyéndose el derecho a ser nuestros ángeles custodios.

Entre risa y pena dan “mindundis” y “don nadies” sin formación maldita o peor aún con excelso  curriculum  creyéndose en  el papel de descubridores de una conspiración global, de ver redes de tráfico financiero tras todas las esquinas de los mercados, de creer que esto lo mueve unos cuantos tipos con gabardina, gafas oscuras y sombrero calado hasta la mandíbula.

 Penoso oír a J.L.C o el mítico A.S.C. el primero con su típica vehemencia verbal como para hacernos ver que somos bobos si no lo vemos todo fácil y claro como él porque el mercado funcional según claves que él conoce perfectamente, y el segundo, siempre con la misma retahíla de argumentos caducos y trasnochados para hacernos comprender (y para vendernos sus cursos y libros)  que él si tiene la llave del tesoro y compra el día antes de subir y vende el día antes de caer algo, luego los sigue uno un poco por curiosidad y ambos fallan más que escopetas de ferias, donde dijeron techos los mercados siguen subiendo y donde diijeron soportes los mercados los rompen.

Por favor, no me entienda nadie mal, no me considero ni de lejos mejor que ellos, es más soy otro igual (mindundi o don nadie)  para que os voy a engañar, pero es que ellos tampoco pueden pretender hacernos comulgar con ruedas de molino, llevo muchos años ya en esto y a este cohorte de analistas independientes los veo en el mismo sitio, la misma camisa, la misma chaqueta, el mismo discurso, las mismas variables, el mismo sistema especulativo, pero ellos no son ricos, viven de todo menos de la Bolsa ¿qué raro verdad? saber

Yo confieso que mi sueldo mensual que por cierto es de los denominados “sorpresa” porque nunca se cuanto voy a cobrar el mes siguiente lo compone cinco o seis conceptos, de la Bolsa solo os juro que no podría vivir, no porque sea malo, ni por que falle, ni porque ejecute stops y pierda, no, nada de eso, simplemente es porque la Bolsa no deja ganar a nadie todos los meses, y le regalo una cuota mensual vitalicia de 1.000 euros al mes a quien me certifique lo contrario porque lo contrataré como Asesor personal y de los clientes de Bolsacanaria, sin mayor responsabilidad legal y profesional que el de remitirme sus operaciones por correo electrónico sea una o treinta (traders y scalpistas quedan excluidos porque si yo lo fuera también ganaría un sueldo de la Bolsa todos los meses, pero cuando así lo hacía pronto me di cuenta que el precio de ganar en Bolsa era mi salud y mi familia.

No quiero salirme del asunto que me ocupa en este articulo, tampoco sembrar la discordia, pero vamos me gustaría saber si todos esos gurús y profetas bursátiles que nos ven en el infierno a europeos en general y a españoles en particular cuáles son sus posiciones, porque ya sería la rehostia de mala gente o de terrorismo ético decir que Europa se hunde y ellos no tengan productos financieros para aprovecharse de ello, vamos, que Niño Becerra, Roubini, y unos cuantos más no estén cortos hasta las trancas es para sacarlos del país a patadas.

Es como si yo digo que el Ibex va a ir a 20 000 mañana, tarde y noche en todos los medios a mi alcance  y cuando un compañero, un cliente  o un periodista me pregunta ¿oye Antonio qué llevas en cartera? imaginen su cara o lo que pensará de mi ese señor si le digo ¿Yo? ¡¡ nada, paso de los mercados estos llenos de trampas¡¡  pues eso amigos, menos leerles sus diatribas y consejos a los Gobiernos para que hagan las cosas bien que es casualmente lo que ellos dicen y y a obligarles a decir que tienen en sus carteras para ver el grado de credibilidad que realmente tienen, ahí está lo que separa a un profesional de otro que aquí hay muchos que nos quieren vender la lotería premiada y ellos son los primeros que no compran el número.

 Amigos, si de lo que se trata es de salir de esta puñetera crisis lo mejor es que empujemos todos en la misma dirección desde nuestro entorno vital inmediato, cada uno desde su casa y  desde su trabajo, hay que sumar, no restar, hay que motivar, no asustar, hay que mejorar, hay que dar lo mejor de nosotros mismos, y si lo compartimos mejor, si vamos a tratar de arreglar el mundo vamos a empezar dando ejemplo nosotros mismos, vamos a ver el vaso medio lleno, vamos a tratar de decidir  cuál será nuestro futuro no dejar que el futuro se nos venga contra nosotros como un tren de mercancías.

Vivimos en siglo XXI nuestra clase política tiene que ser fiscalizada y controlada a niveles policiales si hace falta, ser político es servir al bien municipal, comunitario o estatal, no se puede ser político para servirse del erario público o  servir a los que lo pusieron en un determinado puesto  para ser usado como una marioneta para satisfacer intereses creados, la crisis que hoy vive Europa es producto de la pésima gestión de lo público, en todos sitios la verdad, pero en los países periféricos más o se ha notado más, porque tramposos y miserables los hay en todos lados, lo que pasa es que un portugués, un italiano, un griego o un español hace más ruido porque ya de político en ejercicio  quiere tener chalets, coches y dolce vita sin esperar a las próximas elecciones.

La economía y los mercados no pueden ser demonizados por el sistema político, nuestros gestores últimamente ven en ellos la fuente de todas las culpas,  de todos los problemas que padecemos y eso es mentira, eso es falso, una falacia decir que los mercados, que los especuladores esto o lo otro y que nos están hundiendo, no os dejéis engañar, estamos viendo, viviendo y padeciendo esta crisis por culpa de la pésima calidad personal y profesional de muchos cargos a los que se le asignó trabajos de gestión pública e hicieron todo lo contrario, autogestionarse lo privado con cargo al Déficit por supuesto , chupar del “bote” o de dejarse untar por empresarios ávidos de licencias, permisos y concesiones públicas para ganar una hartazgo de dinero.

Pero claro llega un momento que la mierda bajo la alfombra hace montañas y no se puede aplanar para esconderla, entonces  la economía y los mercados como indicadores que son  se dan cuenta del pastel y claro el dinero es cobarde y se va por patas, pues eso, no hay más, se acabó el dinero y ahora para que vuelva hay que hacer limpieza general en casa,  recortar gastos y aumentar impuestos ¿que quién va a sufrir los recortes y aumentos para volver a generar confianza económica?  pues claro que si, los de siempre, la patria es eso que muchos defendemos para que unos cuantos vivan a sus anchas.

 

Advertisements