¿VIVIMOS EN UNA MATRIX?

¿Es real el mundo que nos rodea? o quizás todo sea una ilusión… estas ideas popularizadas por la película “Matrix” de 1999, no son nuevas, se remontan a 3000 años de antigüedad… vamos a hablar sobre la posibilidad teorica de que todos estemos integrados en una especie de simulación.

Os mostramos elementos humanos que evolutivamente y como modelo hacen pensar que formamos parte de una realidad virtual, simulaciones humanas que indican la posibilidad de simular formas de vida y comunidades de células, hablamos de la evolución del universo, de nuestro extraño diseño así como de las experiencias que relatan varias de aquellas personas que han podido ver la Matrix, “nuestra Matrix”…

Por supuesto, se puede salir de la Matrix, y también entrar en ella estando fuera (hace ya 2500 años Sidartha Gautama -Buda- nos explicó cómo salir de la Matrix); A la Matrix entran desde fuera los seres que desean o bien obtener experiencia en este mundo material y denso, o bien ayudar a los seres que en ella vivimos para mostrarnos el camino de la liberación, el despertar de la conciencia al que por desgracia sólo una parte de la humanidad se dirige.

De hecho, ese salto que estamos a punto de dar es precisamente para destruir la Matrix, después de unos 40.000 años en funcionamiento, y liberar todos los seres inmersos en esta oscuridad-esclavitud para la vuelta a una existencia tal y como debía haber sido desde el principio: natural, espiritual, evolutiva y positiva. ¿Quién nos impuso esta Matrix a la que nos aferramos? Las tradiciones de siempre de todas las culturas les dan una denominación a estas criaturas -o civilizaciones-: demonios, ángeles caídos etc… siempre se ha sabido, pero ahora, a la luz de la ciencia, de las teorías modernas y con nuestra tecnología actual podemos explicar mucho más acertadamente quienes son esos antiguos “demonios”, qué es realmente la “caida del hombre”, o lo que llamaron “el pecado original”.

La esperanza de que todo esto acabe pronto, de que la Matrix sea destruida, reside en nuestra propia creencia de la existencia de seres superiores, POSITIVOS, que viven fuera de este mundo oscuro de tinieblas, que si así lo deseamos nos ayudarán a liberarnos.


Advertisements