Cuando la picaresca se hace norma…

pues ocurren cosas como ésta: un taxista se aprovecha de la buena fe de sus pasajeros clavándoles precios abusivos en sus labores de transporte público, porque los españoles, en general, a pícaros no nos gana nadie…

(visto en elperiodico.com, noticias de barcelona)

Advertisements

3 comentarios

  1. Quiero pensar que esos casos son excepciones, pero hacer constar que también en Barcelona, a mi hermana (sin ser catalana, todavía no consta como extranjera), hará cosa de un año, un taxista le regaló un pequeño paseo turístico por las calles de Barcelona para llegar a su hotel. No conoce la ciudad al dedillo, pero sí lo suficiente para darse cuenta de que la carrera estaba siendo más larga de lo normal (no era la primera vez que hacía ese recorrido en taxi), como así confirmó el precio.
    Tras hablar con el taxista y no llegar a un acuerdo, interpuso denuncia (no recuerdo el ente que llevaba el tema, a donde le dijeron de reclamar), y debo reconocer que pasado un tiempo prudencial, recibió una carta en la que efectivamente se le reconocía el abuso sufrido, que se tomaba nota del nº de la licencia para lo que fuese pertinente, y se le devolvía la diferencia económica.

    • Claro, como en todo … hay médicos que dan la vida por sus pacientes y otros que se las suda, hay abogados de oficio que se entregan a sus clientes como si les pagaran y otros que les da igual su defensa .. polis buenos y malos … como todo en la vida Paco, yo también quiero que creer que son una minoria residual y nunca mejor dicho lo de residuo ese tipo de gentuza, estén al volante de un taxi o sentados en un despacho de lujo.

Los comentarios están cerrados.