Cuando la realidad en algunas empresas es tal que así

Cuando la realidad en algunas empresas es tal que asíUna lacra de muchas empresas son los empleados en puestos de responsabilidad que han decidido, bien sea consciente o inconscientemente, que sus obligaciones no son las que les ha asignado la entidad, sino que su trabajo consiste solo en mantener su cargo.  Steve Jobs solía decir “no tiene sentido contratar a personas inteligentes y después decirles lo que tienen que hacer. Nosotros contratamos a personas inteligentes para que nos digan qué tenemos que hacer”.

Lamentablemente, las palabras del gran Steve Jobs no son la tónica general; la incapacidad para reconocer como válidas las ideas de otros, el miedo a ser superado profesionalmente por un subordinado o incluso la envidia, pueden llevar a directivos, mandos intermedios y jefes a eludir responsabilidades y evitar tomar decisiones adecuadas, dedicándose a cercenar las iniciativas, aportaciones e ideas de aquéllos que pueden dejarlos en evidencia, algo nefasto en cualquier organización o equipo, resultando en generar un clima laboral de tensión y estrés.

¿Resultado? climas laborales de tensión y estrés donde se fuerzan las circunstancias para ajustarlas al modelo de quien manda, se prima la visión personal y sus intereses particulares frente a la maximización del rendimiento, incluso se deforman y ocultan datos de análisis externos que revelan esas funestas conductas y patrones, no se les asignan tareas a quienes las harían mejor, se cierran recursos a proyectos en los que otros destacarían más y sobre todo se nos exigen unos niveles de calidad y perfección imposibles para tener a la base de la pirámide aplastada… así pues, el resultado en la parte baja de la pirámide es que se genera miedo a brillar –es decir, por culpa de esos jefes inseguros que cercenan nuestras posibilidades de progreso como profesionales brillantes, preferimos no destacar y simplemente conservar el puesto tal cual–   …  fuente y articulo completo aquí

Advertisements

Comentarios

Cuando la realidad en algunas empresas es tal que así — 1 comentario