Comentarios

La agonía de la prensa escrita — 6 comentarios

  1. ¿Cuáles son los 5 pilares básicos de una noticia?: Qué, Quién, Cuándo, Cómo y Por qué.
    Cualesquiera de esas preguntas te las responden al momento un buen puñado de diferentes webs y aplicaciones.
    ¿Por qué habría de comprar, entonces, un periódico el día después de suceder la noticia?
    Esta es la pregunta que no acaban de resolver adecuadamente los medios de comunicación escritos.

    En mi caso particular, dejé de gastarme el euro y pico en comprarme el periódico y leerlo de inicio a fin a gastarme el euro y pico en un café y ojearme brevemente el periódico del bar. Si algo me llama la atención y decido profundizar en la noticia Don Internet me lo gestiona.

    ¿Bajo qué circunstancia me plantearía comprar de nuevo el periódico diario?. Tengo una hija de 9 años. Recuerdo que, a su edad, yo ponía mas interés en leerme las páginas deportivas que los libros del cole. (Tranquilos, evolucioné y no me quedé en la llamada Fase Rajoy)

    El hecho de leer a diario las páginas deportivas terminó derivando en leer a diario el periódico entero y esto, a su vez, consiguió de mí una persona con interés por la lectura.

    ¿Funcionará igual con mi hija? Quién sabe. Pero esto deben hacer los medios de comunicación escritos. Buscar e indagar en el caso particular de cada uno y potenciar ese aspecto en el que uno se plantearía comprar un periódico escrito cada día.

    • Si señor así es … impecable comentario con una demoledora pregunta final ¿ si leer la prensa deportiva de jóven generó un lector que generará internet de una consumidora de la red y redes? .. créeme aterrador .. ¿qué es lo próximo a las redes sociales? … ahí te dejo la pelota .. saludos.

  2. Me imagino un futuro en el que tengamos un chip implantado en nuestra cabeza con el que podamos interactuar virtualmente con todo el planeta a la velocidad que nos permitan nuestras neuronas.

    En todo caso, un martillo, la energía nuclear, las redes sociales… no son mas que herramientas. El uso de las mismas y la intención es lo que marca la diferencia. Y en todo caso, insisto, ya depende de los valores de nuestra sociedad, de su ética y su moral.