Cuando las ratas son más sinceras que los políticos

Hay que tener la cara muy dura para escudarse en protocolos administrativos cuando miles de personas están en situación cero vital, es decir  están simplemente vivas y muchas de ellas embargadas por el dolor (de perder a sus seres más queridos y sus propiedades ya a una  edad donde es muy difícil volver a arrancar la  vida) no haber tenido la suerte de morir en el terremoto.

Como dice el locutor del noticiero “carretadas de dinero” para una  campaña electoral con México temblando y la negativa política a donar capital para auxiliar a los más necesitados en estos momentos, es decir han antepuesto miserablemente sus intereses de partido a los de los ciudadanos que dicen representan y eso que el dinero que reciben  es de lo ciudadanos.

 

Los comentarios están cerrados.