Los chinos se lo comen todo

Menos mal que no es un bien escaso como otros que ya tienen casi en su total poder, arena hay mucha pero la están convirtiendo en ladrillo de forma uniformemente exponencial, el éxodo rural que se ha vivido y vive en la región está convirtiendo pueblos en ciudades y las ciudades en nuevas provincias y las provincias en nuevas capitales. Y claro se necesita arena para construir como si no hubiera mañana.

Pinchad sobre la captura para ir a la fuente del artículo en elconfindencial.com

Los comentarios están cerrados.