La libertad rejuvenece que da gusto, oigan

Julián Muñoz pudo salir de prisión y disfrutar del tercer grado por motivos de salud dado que, según los informes médicos aportados por su defensa, sufría una grave patología coronaria que apenas le dejaba respirar y que le daba una esperanza de vida de uno a cinco años.

De hecho su imagen al salir de prisión hace poco era la de un hombre extremadamente enfermo, muy débil y deprimido, nada que ver con la actitud y el aspecto con el que se le puede ver en el vídeo difundido hace unos días donde se muestra alegre y divertido bailando sevillanas a altas horas de la madrugada.

¿Recuperación milagrosa o fingió estar enfermo para salir hacerse un “SINPA” en la cárcel? no lo se, allá cada uno que piense lo que quiera, pero lo cierto y verdad es que tras ésto Instituciones Penitenciaras ha acordado retirarle su pulsera telemática y efectuar su ingreso en prisión para que cumpla lo que le queda de condena bajo el régimen de tercer grado, lo que significa que durante el día estará en el Centro de Inserción Social y tendrá que dormir en la cárcel.

Fuente: público / elespañol / elplural

 

Los comentarios están cerrados.