Las cosas, claras… y el chocolate, espeso…

Cada vez que se pone en cuestión la viabilidad del sistema público de pensiones, se aprovecha para recordar el sistema privado de planes de pensiones, aunque a éstas alturas ya nadie con cierto prestigio osa proponer la sustitución de uno por el otro, eso ya se hizo durante las dictaduras de Chile y Argentina y, además de injusto e insolidario, resultó un rotundo fracaso. Ahora se es más sutil. Como el sistema público no da para más, está en el aire, se argumenta ¿qué mejor que destinar parte de los ahorros a complementar lo que en el futuro serán pensiones exiguas con un plan de pensiones privado?

Cuando arreció la exigencia de la oposición y los sindicatos para que las pensiones subieran lo mismo que la inflación, el presidente del Gobierno se aventuró a pedir a los ciudadanos que ahorrasen de ese modo para el futuro “ahora que las cosas empiezan a ir bien, es el momento de volver a ser previsores”, fueron sus palabras. También lo ha hecho varias veces en los últimos tiempos el Gobernador del Banco de España, aunque, claro está, acompañado de continuas campañas de los bancos para que sus clientes suscriban algún plan de pensiones, pero la gran pregunta es ¿son rentables y seguros los planes de pensiones?

Para que sean rentables para el usuario, el dinero total aportado tiene que engordar, y hacerlo más de lo que sube el coste de la vida; les pongo un ejemplo, para que 166.386 pesetas puestas hace 25 años sigan teniendo el mismo valor deberían haber engordado hasta los 1.820 euros actuales –limpios, quitados gastos de gestión y comisiones-, en caso contrario, usted ha perdido dinero, y miren que a fin de cuentas es sólo un misero 2.42% anual de media tras 25 años.

Con los datos en la mano y como ya les digo, quitando gastos de gestión, comisiones y demás historias, la media de rentabilidad real tras aportar dinero a un plan durante 25 años -y teniendo en cuenta la inflación en todo el periodo- es de un misero 0,56 por ciento en el mejor de los casos, y si la aportación ha sido durante 20 años, la rentabilidad es negativa: -0,44 por ciento.

En resumidas cuentas, les reto a que lean el articulo en su fuente original pulsando aquí y luego analicen la realidad revisando su fondo de pensiones actual.

Advertisements

Los comentarios están cerrados.