La bancarrota personal en España

Declararse insolvente en España supone la imposibilidad de una persona física o jurídica (una empresa) para atender las deudas que contrajo con sus acreedores y/o proveedores. En estos casos, el sujeto se ha quedado sin dinero, aunque no necesariamente sin bienes privados. En este post repasamos cómo declararse insolvente en España.

La situación de insolvencia, quiebra o bancarrota también puede originarse en una situación en la que las obligaciones superan el activo, es decir, que se han de atender pagos por valor mayor de lo que se ingresa.

Ser insolvente no significa que la deuda se condone, sino que implica poner de manifiesto a los acreedores que no se podrá atender sus deudas de manera efectiva, y que se precisa de un plan económico para salir de aquella situación, para lo cual deberá ser tutelado por una representación jurídica.

SEGUIR LEYENDO

 

 

 

Advertisements

Los comentarios están cerrados.