¿Una prueba más del fracaso de un sistema? (el educativo digo)

Algo debe fallar estrepitosamente en el sistema educativo cuando, después de cerca de 20 años de recibir enseñanzas desde primaria hasta la finalización de una carrera, una alumna más que brillante es incapaz de diferenciar realidad de superstición, como ha ocurrido recientemente en Lugo con “la jueza del tarot, una persona que, tras haber aprobado todas las asignaturas de la carrera de Derecho con matrícula de honor, sin embargo es muy aficionada en su tiempo libre a “echar las cartas del tarot” y cobrar por ello –el tarot es una superchería inventada en la Edad Media desarrollada como método de adivinación a finales del siglo XVIII

Cualquiera pensaría que el sistema educativo occidental poco o menos ha cambiado desde esa escolástica medieval que posteriormente dio lugar a las primeras universidades, centros donde para nada se fomenta la reflexión y el espíritu críticoni desde su ya lejana fundación hasta la actualidad– ya que la práctica docente sigue anclada en las clases magistrales, la recogida de apuntes –ahora por medios electrónicos– y la memorización y repetición en exámenes cuales papagayos –bien de forma oral o escrita– de un temario constituido básicamente por datos, fechas y enunciados a veces inconexos, y de los que las editoriales dan buena cuenta en renovar cada año con mil excusas para que no les sirvan cual legado de uno a otro de nuestros vástagos.

Fuente:  lacienciaysusdemonios.com

Comentarios

¿Una prueba más del fracaso de un sistema? (el educativo digo) — 3 comentarios

  1. Buen dìa. con ànimo de debatir, explicame la diferencia entre creer en el tarot y creer en que un tipo apareciò un dìa chasqueò los dedos y todo lo que nos rodea fue creado.

    saludos

    • Exactamente la misma que comparar a un humano con un mono. Lo malo es que claro muchos nos creemos humanos y no somos más que monos vestidos. Saludos.

  2. Yo personalmente creo que ese tipo de cosas nada tienen que ver con el sistema educativo. Puedes ser muy buen estudiante y sin embargo no saber aplicar lo que estudias. Por norma general confundimos conocimiento con sabiduría y nada tienen que ver. La mayoría de sistemas educativos se basan en lo primero y nada en lo segundo.
    Pero… ¿le interesa realmente a "papá estado" que sus polluelos sean sabios? Me da que la respuesta es NO. No vaya a ser que aprendan a volar solos.
    Un saludo.