Con esos precios consume cualquiera…

Yo defiendo las cantinas a precios populares en los centros de trabajo, pero claro, siempre que sea para personas con salarios normales o bajos… lo que no es de cajón es que un señor o señora que cobre ochenta mil euros anuales o incluso mucho más de esa cifra pues se beneficie “per sé” también de unos precios populares tan asequibles y evidentemente subvencionados ¿no creen? –ya en el año 2015 dicha subvención eran dos millones de euros, vayan uds. a saber a cuanto asciende actualmente

Digo más, si comparamos el precio de los menús en la cafetería del congreso con los que, por ejemplo, se ofrecen en las cafeterías y cantinas de universidades públicas, tenemos que en la cafetería del congreso un menú ya sale por tres euros, algo inasumible en el resto –por ejemplo en la Universidad Complutense el menú son cinco euros

¿No creen que es algo para hacérnoslo mirar mejor?

Fuente:  lasexta

 

Advertisements

Los comentarios están cerrados.