Los profits warning empiezan a brotar como las flores en primavera

Los profits warning empiezan a brotar  como las flores en primaveraBOLSAMANIA

En lo que va de año, 98 integrantes del índice S&P 500 han lanzado perspectivas de ganancias para el actual trimestre. De estos, un 74 de ellos (un 76% del total), han anticipado unos resultados negativos. Esta cifra es ligeramente superior al 71% de compañías que ha advertido al mercado para esperar unas ganancias por debajo del consenso en los últimos cinco años.

Lo más llamativo de este dato no es que haya un alto número de empresas con perspectivas de ganancias negativas… si no las pocas que esperan unos resultados positivos.

¿veis esto junto la altura a la que ha llegado Wall Street podría estar justificando que el sentimiento del mercado no esté en zona de euforia, si a como está la renta variable, se le suma como está la renta fija y lo que se reciben de las empresas son señales de agotamiento tanto técnico como fundamental, qué van a hacer los inversores estadounidenses?. Entrar al mercado no, pero claro salirse tampoco porque no hay señal aún de ello, de ahí que los inversores individuales  alcistas  no superen el 50% ni la mitad de los componentes de los selectivos referenciales estén dando señal de compra.

INVERTIA

‘Annus horribilis’ para la estrella de la gestión de activos en España. Los fondos de Francisco García Paramés acumulan pérdidas de hasta el 8,5% este año. Desde la firma defienden que “unos meses malos no significan nada para una inversión a largo plazo”, pero ya han empezado a mover sus carteras para limitar esos números rojos.

¿Veis un señor de la talla intelectual y profesional de Paramés pide calma ante la situación presente, se va usted a volver loco porque no gane dinero en un mercado que viene haciendo desde hace tiempo máximos y mínimos descendentes? les llamen unos caídas u otros corrección,  esto es como cuando estudiábamos en el colegio , si al empollón lo suspendían qué íbamos a esperar los demás ¿aprobar?,

Si la solución estuviese en el lado corto el Ibex estaría cotizando bajo 8500 puntos, mucha gente se está confundiendo con la cotización creen que refleja el estado financiero del mercado, y no es así, solo refleja estado anímico de los inversores, el precio de los activos no es más que la expresión numérica en un gráfico espacio temporal del estado anímico de los participes en los mercados en general, en un área geográfica particular o en un solo activo da igual, el precio es igual al sentimiento como norma general claro, con sus respectivas excepciones.

El mercado en Europa no está así porque la anden vendiendo, huyendo las manos fuertes a otros activos o áreas de inversión, estamos como estamos porque no entra  dinero, simple y llanamente porque no se compra RV europea, no estamos de moda, no estamos en momento, no estamos en tendencia, no estamos “on fire”, porque hay una excesiva aversión al riego, ponga usted el motivo que guste para justificar que no subimos pero no utilice el concepto “están vendiendo las manos fuertes” “los institucionales se ponen cortos” y argumentos de este tipo porque lo único que hace es aumentar su confusión.

Con un mercado tan poco líquido como el español si se van manos fuertes o los institucionales se ponen cortos ahora mismo estaríamos con los esfínteres apretados y las palmas de la manos juntas para no perder los mínimos del brexit, os acordáis del cuento de los tres cerditos, si, pues el Ibex es el cerdito que se hizo la casa de paja y en los mercados financieros si hay ventas masivas (sell off) o apertura de posiciones cortas a mercado  lo primero que arde son índices de paja como el Ibex.

Octubre está cumpliendo por el momento con su comportamiento estacional y tradicional bajistoide, nos están metiendo las dudas en el cuerpo, nos están inyectando miedo, cuando en realidad nuestros principales temores que están sobre la mesa: bonos USA e Italia es un problema que lleva tiempo sobre ella, Salvini se llevaba enfrentando políticamente a Bruselas hace meses con el tema refugiados ahora lo hace económicamente aplicando la regla de tres de Keynes para reactivar una  economía como la de bajar impuestos y aumentar gasto público. Keynes tiene razón pero claro para economías no endeudadas, a Keynes no se le ocurriría bajar impuestos y aumentar gasto público en un país con un 130% de deuda sobre PIB por la sencilla razón de que el coste  total de la deuda superaría al beneficio procurado por la reactivación económica neta.

Advertisements

Los comentarios están cerrados.