Si queréis se sube a una silla porque más claro no puede ser

Lean lo que dice  el Secretario de Estado de la Seguridad Social D. Octavio Granado, si amigos , vivir para ver, cobra más un jubilado medio que un trabajador medio …si es que lo que no puede ser no puede ser y además es imposible.

Si queréis se sube a una silla porque más claro no puede ser

FUENTE

 

 

Advertisements

Comentarios

Si queréis se sube a una silla porque más claro no puede ser — 3 comentarios

  1. Es cierta la noticia, pero hay que precisar que se trata de una COMPARACIÓN ENTRE LAS NUEVAS PENSIONES CONCEDIDAS EN 2018 Y LOS NUEVOS SALARIOS. El peso de las nuevas pensiones entre el total es muy bajo todavía y lo mismo sucede con los salarios nuevos.

    Eso sí, es un gran toque de atención y la finalidad es la de reaccionar con medidas, porque todavía hay tiempo.

    • A mi no me cuadran los números … porque los pensionistas aumentan que es una barbaridad y los salarios están estancados .. ahora mismo casi ser parado o pensionista es un chollo en comparación con la percepción saliarial neta de un trabajador medio … así no podemos seguir … pensiones por encima de 1000 con precarios y parciales imposible … naciendo menos de los que mueren menos todavía .. ahora nos aumentaron la edad media a 86 años mujeres 83 hombres jajajajaja los más de europa …

      • En el fondo, lo que trasciende a nuestros comentarios es la manera en que se resolvió la crisis pasada. Me explico: En un primer momento hubo una devaluación de salarios, porque la moneda no la podíamos devaluar. Al devaluar los costes de personal se abaratan mucho los productos y se consegue aumentar las exportaciones, y así sucedió. Pero en el mercado interno sucedió lo contrario: Si se habían reducido los salarios, ¿Por qué subieron los precios de todo menos de la vivienda? La devaluación competitiva supone una reducción de salarios y de precios, pero la segunda parte no se hizo. El Gobierno se puso de parte del poder económico favoreciendo privatizaciones (sanidad en Madrid, vivienda del Ayto. de Madrid a fondos buitre, recursos públicos dedicados a salvar bancos y no personas, etc.). El resultado es que el número de ricos aumentó, el de pobres también aumentó con el inicio de la desaparición de la clase media que es la que en realidad paga los impuestos. Por si ello fuera poco, el Gobierno legisló a favor de las eléctricas, miró hacia otro lado en el tema de la corrupción (¿40.000 millones al año?), etc.

        Es hora de pactar con las grandes empresas para que hagan frente a sus obligaciones, lo cual arrastrará al resto del tejido empresarial. De no hacerse así, un gran pacto nacional para repartir la riqueza, la situación se radicalizará. Estamos a tiempo. Sólo hace falta sentido común y generosidad.