Caramba, caramba, que cosas … ¿verdad?

El tiempo lo ajusta todo

A2YXdW% - Caramba, caramba, que cosas ... ¿verdad?Tras el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez, muchos socialistas miran al que ha sido su gran líder indiscutible en las últimas cuatro décadas: Felipe González … Jefe de Gobierno de 1982 a 1996, siempre se ha mostrado partidario de una ‘Gran Coalición’ PP-PSOE o Ciudadanos-PSOE y también ha sido muy duro cada vez que ha tenido ocasión con el acercamiento de su partido a Podemos.

Pero ojo, amigos y amigas, la vida actual de Felipe González poco tiene que ver con su existencia cuando accedió a la presidencia del Gobierno en 1982. Sociedades, empresas, conferencias y propiedades presiden su encomia; su lujoso nivel de vida parece haberle acercado a su otrora rival político José María Aznar y mantenerse crítico con el ala más izquierdista de su partido.

Cuando se trasladó a Madrid en 1976 junto a su entonces mujer, Carmen Romero, el sr. Gonzalez combinaba la política clandestina con su trabajo como abogado laboralista. La austeridad marcaba su vida. Algo que cambió radicalmente tras su salida del Gobierno y, según muchos, se hizo aún más visible cuando González se unió a su segunda esposa -en 2008 se hizo pública la ruptura del matrimonio y el inicio de la historia de amor del ex presidente y Mar García Vaquero.

Tras su retirada de la política en 2004, después de 27 años como diputado y presidente del Gobierno, Felipe González Márquez declinó entrar en el Consejo de Estado, a pesar de las ofertas. Sin embargo, durante un tiempo cobró el sueldo de expresidente, de 80.000 euros anuales, desde 1996, y se instaló en una oficina en la madrileña calle de Velázquez, gracias a la dotación de 90.000 euros anuales que él mismo aprobó durante su Gobierno, en concepto de dotación presupuestaria fija para los expresidentes del Gobierno, que incluye alquiler de despacho, coche con un chófer, escolta y un asistente o secretaria personal.

Todas estas actividades eran vigiladas atentamente por el ex-comisario José Manuel Villarejo, que le llegó a confesar al también ex-comisario Enrique García Castaño en 2005 que había comprado una casa para el ex-presidente del Gobierno con cargo a los fondos reservados: «No sé cuántos pagos del PSOE, o sea pagos de la casa al presidente del Gobierno de la época, corrupciones, una lista«, desvelaron los audios de la conversación entre ambos policías, según publicó el periódico Vozpopuli en noviembre del pasado año.

Sobre el papel, Felipe González no tendría excesivo patrimonio acumulado; en teoría era «un jarrón chino», como él mismo se declaró en numerosas ocasiones, es decir, un valioso producto de la democracia que nadie sabe dónde colocar. Así que, por su cuenta, y desde su oficina, González arrancó una frenética actividad viajera por América Latina. Como ejemplo valga contar que en septiembre del año 2000 viajó a México junto a Carlos Slim y participó en la campaña electoral que hizo ganar las elecciones a Vicente Fox.

Sin embargo, la gran fuente de ingresos de González a principios del milenio eran las conferencias, por las que llegó a cobrar hasta 80.000 euros. La agencia que representa a González es Thinking Heads, que también cuenta en su nómina con políticos como Cristina Garmendia o Alberto Ruiz-Gallardón, entre otros.

El que fue el tercer presidente de la democracia posee en la actualidad un caudaloso patrimonio, pese a que algunos de sus negocios no pasan por su mejor momento, aunque el pelotazo más sonado llegó en diciembre de 2010, cuando el expresidente ingresó como consejero independiente en Gas Natural Fenosa cobrando 126.500 euros anuales, permaneciendo allí hasta mayo de 2015.

Fuente: elcierredigital.com/investigacion/360722541/felipe-gonzales-psoe-lujosa-vida-patrimonio.html

1 Comentario

Comentarios cerrados.