A Buffett le pasa a lo que a los dinosaurios

El gran invesor tanto individual a ganado título propio  como institucional con su mayor fondo del mundo no está siendo la excepción de que en este siglo XXI  las prácticas y artimañas del pasado siglo XX no funcionan. Hay que reconocerle que trata de adaptarse pero lo hace muy tarde y/o muy caro, ejemplos Amazon y Apple.

Sus técnica de caza y pesca “value” están dejando mucho que desear, Warren como Charlie su socio del alma en el negocio se han basado siempre en premisas sencillas y de toda la vida pero se están topando desde hace años con un mercado dinámico que está cambiando de paradigmas, hoy con los resultados del Berkshire nadie podría sin nombre podría aspirar a gestionar nada serio, es decir que Warren y Charlie no entrarían a trabajar en ninguna firma de inversión en Wall Street si tuviesen veintipocos años.

Ahora bien al César lo del César y todos somos grandes analistas a gráfica vista viendo el comportamiento de las grandes tecnológicas de la informática, internet y el retail llamamos tonto o berzas a quien nos las tenga en cartera en forma directa de acciones o de forma vinculada sobre todo el sector.

Pero para valorar y juzgar a un gestor hay ver todo su histórico y este siglo el fondo Berkshire ha superado holgadamente al SP500 que como todos sabemos el para Buffett el mejor fondo de inversión del mundo.

Que el Nasdaq a superado al Berkshire este 2020 cierto pero hay que mirar también hacia atrás y ver cuanto tiempo el Berkshire ha estado rentando más que el Nasdaq.

Resumen que Buffett y  Mchin son grandes gestores y el tiempo le ha dado la razón, que en determinados lapsos temporales de mercado se queden fuera de él no nos autoriza a los mentecatos seamos trileros de monedero o gestores de grandes fondos a creernos mejor que ellos.

Pero claro los imperios y los tiempos tienen un factor común, no son eternos, y al cambiar los paradigmas quien no se adapte se adapte muere, empiece tu nombre por la A de Antonio como tu apellido de la B de Buffett. La bolsa tiene mucho de selección natural de las especies, no gana la más fuerte sino la mejor que se adapta a los cambios  y en bolsa se puede ganar más que los que más saben pero ganar más no se puede equivaler a saber más nunca. La vanidad  es un pecado mortal en la inversión y la especulación financiera.

Alguien es ganador en este negocio cuando vaya como vaya el mercado es capaz de sobrevivir y mantener su cuenta , fondo, cartera, portfolio por encima de cero y ya si es por encima de mercado para nota, y si el mercado está bajo cero para matricula de honor. Quien juzga al gestor no son los resultados en un momento dado cual foto de su saldo en cuenta, lo hace su histórico de operaciones y la rentabilidad obtenida de principio a fin.

Se abre un fondo de renta variable para ganar más que la renta fija, que la deuda pública, que los fondos monetarios o liquidez, los garantizados, la deuda pública, la inflación y la  renta variable, si el gestor no consigue batirlos a todos, es un mal gestor, así de simple, reitero hablo de un histórico no de un periodo temporal particular, en un tramo de tiempo hasta el mejor gestor tiene borrones, solo faltaría, entonces es que serían dotados sobrenaturalmente.

A los inversores se les miente muy habitualmente por parte de sus gestores y gestoras de fondos para justificar el mal estado del fondo donde invirtió y la técnica es echarle la culpa a algo externo: la volatilidad, los cisnes negros, las incertidumbres, los problemas económicos, la evolución de los parámetros macro, la falta de liquidez … en fin las excusas de siempre pero el inversor sigue sin entender por muchas que les den como el mercado sigue subiendo y su fondo o plan de pensiones en el lodo o pérdidas eternas muchas veces irrecuperables pase el tiempo que pase.

BERKSHIRE-VS-SP500-9-JULIO% - A Buffett le pasa a lo que a los dinosaurios

BERKSHIRE-VS-NASDAQ-9-JULIO-2020-2% - A Buffett le pasa a lo que a los dinosaurios