Hablemos con propiedad

j4TfedD% - Hablemos con propiedadCon la nueva situación pandemica, las pruebas PCR a diestro y siniestro ofrecen una imagen equivocada de la realidad. Los expertos debaten si es necesario redefinir el concepto de “caso” en las estadisticas y confian en que nuevas herramientas diagnosticas permitan afinar y desatascar la paradojica situación de “supuestos” miles de infectados con minimos ingresos en hospitales, algo contrario a lo sucedido en marzo y abril.

¿Y como se sabe que un paciente “asintomatico” -es decir, PCR prositivo pero sin sintomas- no será infectivo en dos días? … fácil… el 99% de los positivos no infectivos tiene inmunidad, porque detectar no ser infectivo debería realizarse mediante una toma de sangre, cultivo y detección de carga viral. Además, actualmente se conoce que pacientes con síntomas leves, al cabo de una semana después de comenzar los síntomas, su carga viral es 100 ó 1000 veces menor por lo que es muy difícil que sean contagiosos.

Según las gráficas de la página 13 de éste documento oficial y fijándonos en la carga viral, los pacientes con carga viral baja serían un 90% menos contagiosos o incluso más, que los que tienen elevada carga viral, por lo que en todo caso podrian colaborar a obtener la ansiada inmunidad de rebaño.

En la Comunidad de Madrid, el viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero, subrayaba la semana pasada que hasta un 34% de las PCRs que arrojan un resultado positivo en el sur de Madrid en realidad son casos ‘no infectivos’. “Son PCRs pasadas y eso genera mucha confusión con la interpretación de resultados” decia. En esta nueva etapa, además, las dudas que se plantean tienen que ver no solo con la propia sensibilidad de los test, sino con la duración de las cuarentenas, que Sanidad pretende rebajar de 14 a 10 días, junto a la esperanza de pruebas más rápidas y sencillas –como son los test de antigenos con resultados en menos de media hora y sin necesidad de laboratorio– que permitan cribar los casos.


Fuente:  meneame.net/story/positivo-no-infectivo-conviene-repensar-nuestra-forma-medir-1