¿Fake o true new lo de los Biden?

Desde el final del verano se está dando bombo y platillo un asunto de cloacas del estado donde el protagonista sería el hijo de Biden , Hunter Biden. Lo simpático es que dicen ahora que este affair está siendo orquestado como no … “por los rusos”, aquí los rusos y los chinos son los fontaneros Luigi y Mario valen para hacerlos responsables de cualquier cosa para hacer creer que son las manos invisibles de la tramoya mundial que están en contra de los EEUU y su sacro-santa democracia claro.

La verdad es que desde fuera la historia es tan rocambolesca y rebuscada que parece un thriller donde se mezcla poder, dinero y tráfico de influencias como si no hubiera mañana en negocios internacionales. Hay mentiras y mentiras divididas por dos y elevadas al cuadrado luego porque claro se calientan más a cuanto más cerca está el supermartes electoral. Podéis seguir el culebrón en ZEROHEDGE.COM.

Los números sociométricos de Trump no le dan ganador para ser re-elegido, la vacuna no llegará hasta el año que viene y el plan de estímulos tampoco llegará a tiempo. No le ha cuadrado nada a Trump y el truco de convertir su covid en bendición no ha colado, es más , sus actos electorales han sido un insulto a la inteligencia y un atentado social en toda regla.

Servidor se teme que se va a demandar al sistema electoral estadounidenses  para no salir de la Casa Blanca y quedarse de okupa hasta que la justicia dictamine quien ha sido el ganador.

Desde luego los datos son los datos y además tozudos sin lugar a dudas Donald Trump dejará a sus mercados financieros en los números más altos de su historia con un último techo de mercado “como mínimo” justo un mes antes del supermartes electoral (y no descartamos en lo que resta).

Pero desde dentro parece que las cosas no son tan de color de rosa JEFF THOMAS escribe para internationalman.com:

Estados Unidos es el país más observado del mundo. Dado que es el imperio actual del mundo (y ya que está comenzando su agonía como imperio), es fascinante de ver.

Aquellos de nosotros fuera de los Estados Unidos lo vemos como los estadounidenses ven la televisión. Es como un accidente automovilístico en cámara lenta que observamos casi a diario, ansiosos por ver qué sucederá a continuación. Criticamos la locura de todo esto, pero no podemos apartar la vista del drama que se desarrolla. Tiene toda la emoción de una película de gran éxito.

La deuda nacional es, con mucho, la más alta de cualquier país en la historia.

El sistema económico es un castillo de naipes, cada día más inestable.

El gobierno se ha atascado en un fascismo que entumece el progreso y en un colectivismo creciente.

El gobierno está creando agresivamente el estado policial más organizado del mundo.

La mayoría de la población se ha convertido en consumidores derrochadores y derrochadores que esperan con apatía que su gobierno resuelva de alguna manera sus problemas.

Los medios de comunicación tergiversan constantemente los eventos internacionales, incitando a la ciudadanía a aceptar que la invasión en curso de muchos otros países es esencial.

Los candidatos más populares a la presidencia (ambos partidos) son los candidatos que son los fanfarrones más egoístas y fuera de control que predican una retórica provocativa en lugar de soluciones reales.

Quedan 17 días para las elecciones estadounidenses Biden le saca dos cabezas a Trump en el último tramo de la carrera pero no tememos que quien eche a Trump de la Casa Blanca no sean los electores sino los jueces.

estado-encuestas-a-dos-semanas% - ¿Fake o true new lo de los Biden?

fuente de captura: WWW.UNIVISION.COM

Advertisements

1 comentario

  1. Pues menos en lo de invadir otros países (y creo que simplemente porque no podemos) en el resto de puntos que comenta Jeff Thomas aquí en España andamos igual que en USA…

    Un saludo.

Los comentarios están cerrados.