El Oro hay que tenerlo en cartera fijo

Excelente artículo del que abajo os citamos la fuente, hay una frase que dice que “el oro es dinero y lo demás es deuda”

El autor del artículo publica:

El oro se encuentra en las primeras etapas de su tercera gran corrida que lo llevará a niveles récord.

Los dos primeros grandes mercados alcistas fueron 1971-1980 (el oro subió un 2,200%) y 1999-2011 (el oro subió un 760%). Después de alcanzar su punto máximo en 2011, el oro cayó bruscamente desde ese pico a menos de $ 1,100 por onza en 2015.

Ahora está en marcha el tercer gran mercado alcista. Comenzó el 16 de diciembre de 2015, cuando el oro tocó fondo a $ 1,050 por onza al final del mercado bajista 2011-2015. Desde entonces, el oro ha subido significativamente, pero es un pequeño cambio en comparación con las ganancias de 2,200% y 760% en los dos últimos mercados alcistas.

Aún así, la mayoría de los economistas tradicionales descartan el oro. Lo llaman una reliquia bárbara y dicen que no tiene lugar en el sistema monetario actual.

Pero hoy, quiero recordarles los tres argumentos principales que hacen los economistas convencionales contra el oro y por qué están completamente equivocados.

¡Simplemente no hay suficiente oro para respaldar la oferta monetaria!
El primero que quizás hayas escuchado muchas veces. Los “expertos” dicen que no hay suficiente oro para sostener un sistema financiero global. El oro no puede soportar todo el papel moneda del mundo, sus activos y pasivos, sus balances ampliados de todos los bancos y las instituciones financieras del mundo. Dicen que no hay suficiente oro para mantener esa oferta monetaria.

Ese argumento es una completa tontería. Es cierto que hay una cantidad limitada de oro. Pero lo que es más importante, siempre hay suficiente oro para respaldar el sistema financiero. La clave es fijar su precio correctamente.

Es cierto que al precio actual de alrededor de $ 1,875 la onza, vincularlo a la oferta monetaria existente sería altamente deflacionario.

Pero para evitar eso, todo lo que tenemos que hacer es aumentar el precio del oro. En otras palabras, tome la cantidad de oro existente, colóquelo en, digamos, $ 14,000 la onza, y hay mucho oro para respaldar la oferta monetaria.

En otras palabras, una cierta cantidad de oro siempre puede soportar cualquier cantidad de oferta monetaria si su precio se establece correctamente. Puede haber un debate sobre el precio adecuado del oro, pero no hay duda de que tenemos suficiente oro para respaldar el sistema monetario. Hice ese cálculo y es bastante simple. No son matemáticas complicadas.

Basta con tomar la cantidad de oferta monetaria en el mundo, la cantidad de oro físico en el mundo, dividir uno por otro, y ahí está el precio del oro.

Sin embargo, debe hacer algunas suposiciones. Por ejemplo, ¿desea que la oferta monetaria esté respaldada al 100% por oro o es suficiente con un 40%? ¿O quizás el 20%? Se trata de cuestiones políticas legítimas que pueden debatirse. He hecho los cálculos para todos ellos. Asumí un 40% de respaldo de oro.

Algunos economistas dicen que debería ser más alto, pero creo que el 40% es razonable.

Usando la oferta monetaria existente, un respaldo de oro del 40% y suministros de oro disponibles, el precio implícito no deflacionario del oro es de $ 14,000 por onza (y aumenta a medida que se expande la oferta monetaria).

Los gobiernos están desesperados por superar la desinflación y la deflación. Las cargas excesivas de la deuda son un obstáculo para el crecimiento y provocan ahorros por precaución, los cuales son deflacionarios. La única forma confiable de acabar con la deflación (y no, la impresión de dinero no funciona) es devaluar el dólar frente al oro.

Esto se hizo en 1933 y 1971, y funcionó para crear inflación en ambas ocasiones. Una devaluación del 85% del dólar (aproximadamente la devaluación lograda en la década de 1970) inflará la carga de la deuda, estimulará el crecimiento nominal y dará como resultado un precio del oro de $ 15.000 la onza.

Pero, nuevamente, es importante darse cuenta de que siempre hay suficiente oro para satisfacer las necesidades del sistema financiero. Solo necesita obtener el precio correcto.

Independientemente, mi investigación me ha llevado a una conclusión: veremos el colapso del sistema monetario internacional. Cuando digo eso, me refiero específicamente a un colapso de la confianza en el papel moneda en todo el mundo. No es solo la muerte del dólar o la desaparición del euro, es un colapso de la confianza de todas las monedas de papel.

Cuando se pierde la confianza, los bancos centrales pueden tener que volver al oro como referencia o como patrón oro real para restaurar la confianza. Eso no sería por elección. Ningún banquero central elegiría voluntariamente volver al patrón oro.

Pero en un escenario donde hay una pérdida total de confianza, es probable que tengan que volver a alguna forma de patrón oro.

Si va a tener un patrón oro o incluso usar el oro como punto de referencia para el dinero, si necesita restaurar la confianza en el dólar, el precio implícito no deflacionario es de $ 15,000 la onza.

No hay suficiente oro para respaldar el comercio mundial
El segundo argumento planteado en contra del oro es que no puede apoyar el crecimiento del comercio mundial y el comercio porque no crece lo suficientemente rápido. La producción minera mundial es aproximadamente el 1,6% de las existencias totales de oro (la producción mundial de oro en realidad se ha estancado en alrededor de 3.300 toneladas métricas durante los últimos cinco años). El crecimiento mundial (excluyendo 2020 debido a COVID) es aproximadamente del 3% al 4% anual. Varía, pero supongamos de 3 a 4%.

Los críticos dicen que si el crecimiento mundial es de alrededor del 3% al 4% anual y el oro solo crece al 1,6%, entonces el oro no crece lo suficientemente rápido como para respaldar el comercio mundial. Por lo tanto, un patrón oro le da al sistema un sesgo deflacionario. Pero eso también es una tontería, porque la producción minera no tiene nada que ver con la capacidad de los bancos centrales para expandir la oferta de oro.

La razón es que el oro oficial, el oro propiedad de los bancos centrales y los ministerios de finanzas, ronda las 35.000 toneladas. El oro total, incluido el oro de propiedad privada, es de unas 180.000 toneladas. Eso es 145.000 toneladas de oro privado fuera del suministro oficial de oro.

Si algún banco central quiere expandir la oferta monetaria, todo lo que tiene que hacer es imprimir dinero y comprar parte del oro privado. Los bancos centrales no están limitados por la producción minera. No tienen que esperar a que los mineros extraigan oro si quieren expandir la oferta monetaria. Simplemente tienen que comprar algo de oro privado a través de distribuidores en el mercado.

Argumentar que los suministros de oro no crecen lo suficiente para respaldar el comercio es un argumento que suena cierto en un nivel superficial. Pero cuando lo analizas más a fondo, te das cuenta de que es una tontería. Esto se debe a que el suministro de oro agregado por la minería es irrelevante, ya que los bancos centrales solo pueden comprar oro privado.

El dinero no ofrece rendimiento
El tercer argumento que escuchas es que el oro no tiene rendimiento. Esa es la principal crítica de Warren Buffett al oro (a pesar de que ahora ha invertido en acciones de oro). Es cierto, pero no se supone que el oro rinda. El oro es dinero. Y el dinero no ofrece ningún rendimiento.

Una vez estuve en Fox Business con Maria Bartiromo. Tuvimos una discusión en la entrevista en vivo cuando surgió el tema. Le dije: “María, saca un billete de un dólar, sostenlo frente a ti y míralo. ¿Tiene un rendimiento? No, por supuesto que no rinde, el dinero no rinde “.

Si quiere rendimiento, debe correr riesgos. Puede poner su dinero en el banco y obtener un poco de rendimiento, tal vez medio por ciento. Probablemente ni siquiera eso. Pero ya no es dinero. Cuando lo pones en el banco, no es dinero. Es un deposito bancario. Esa es una responsabilidad no garantizada en un banco comercial ocasionalmente insolvente.

También puede comprar acciones, bonos, bienes raíces y muchas otras cosas con su dinero. Pero cuando lo haces, ya no es dinero. Es algún otro activo e implican diversos grados de riesgo.

El punto simplemente es que si quiere rendimiento, debe correr riesgos. El oro físico no ofrece un rendimiento oficial, pero no conlleva ningún riesgo. Es simplemente una forma de preservar la riqueza. El oro es dinero.

Por lo tanto, las tres críticas principales al oro no se sostienen una vez que las analizas correctamente.

Ahora, el tercer gran mercado alcista del oro está en marcha, ya que pronostico que el oro alcanzará los $ 15.000 en 2026. Por supuesto, nada sube en línea recta y habrá retrocesos en el camino. Pero la tendencia está al alza.

Creo que la forma principal en que todo inversor debería jugar con el aumento del oro es poseer el metal físico directamente. De hecho, siempre digo que al menos el 10% de su cartera de inversiones debe dedicarse a lingotes de oro físicos y monedas principalmente.

FUENTE

Nosotros desde luego no somos tan digamos fantásticos o lanzados u excesivamente optimistas porque 15.000 USD la onza de Oro para el 2026 implicaría un mundo con fuertes problemas y tensiones tanto internas como internacionales.

Porque claro hay dos cosas que le gustan al Oro como la madera a las termitas, una alta volatilidad e inflación, la fed quiere inflación pero no quiere volatilidad y esta dispuesta a pagar lo que sea con tal de que no haya en los próximos tiempos.

Por lo tanto SI creemos en un Oro alcista pero no NO creemos que detone a niveles estratosféricos, aunque como hemos indicado varias veces un Oro artificialmente sobre-mega-hiper sobrevalorado podría servir dentro de unos años para limpiar la deuda de los bancos centrales, soltarían reservas masivas de oro harían caja y la llevarían contra sus balances reduciendo drásticamente la deuda, es por lo único que podríamos dar crédito a la proyección del autor del artículo.

Nosotros os vamos a dar las nuestras por análisis técnico para nosotros en 2016 se inició un nuevo tramo alcista tras la corrección del anterior muerto en el 2011, a cierre casi del 2020 como estamos ahora el oro rompe máximos y un igual tramo alcista en longitud y altura al primero no daría para el 2028 un objetivo de 2800 dólares esto sería un 6.37% de rentabilidad media anual.

Si hacemos otra proyección por alturas de precio la de 1999 a 2011 lanzada a alza sobre el máximo del 2011 nos daría una proyección indeterminada en tiempo de 3400 dólares esto es 10.75% de media anual.

Como veis estamos muy muy muy lejos de los 15000 USD  del autor del artículo para tal objetivo tendrían que concurrir factores sobre los mercados de capitales que probablemente los destrozarían, todo sería un pandemónium o un totum revolutum donde niveles de volatilidad financiera e inflación estuvieran fuera de control, vamos que los Bancos Centrales estaría chillando “mayday , mayday , mayday .. nos estrellamos”.

Y nosotros creemos que vamos a tener una buena década financiera, artificial si, amañada también, trucada, maleada, manipulada, controlada … entre bancos centrales y gobiernos nacionales, lo que han puesto es mucho y no se pueden permitir el lujo de crisis cíclicas o correcciones estructurales.  Nos falta ver el desarrollo estos años de las criptodivisas y de las divisas digitales y como va asumiendo las sociedades la desaparición del dinero FIAT.

oro-proyecciones-a-largo-plazo-16-noviembre% - El Oro hay que tenerlo en cartera fijo

Para nosotros desde luego EL ORO HAY QUE TENERLO EN CARTERA FIJO a todos los plazos.

 

Advertisements