Al 8-M hay que sacarlo de la calle y meterlo en la escuela

Con el feminismo excluyente o exclusivista este  de izquierdas que ha tomado el país de hace un par de años hacia acá pintándose del color morado de Podemos no puedo estar más en contra, ¡¡ que me gustaría ver una salida de una gran  manifestación de mujeres con una gran pancarta  encabezada por todas las políticas del país, altos cargos públicos y privados de todas las siglas y colores, Olona con Montero, Calvo con Botin,  Ayuso con Serra ..y como no…  la mismísima Reina de España con Ada Colau hombro con hombro por una sola causa con un solo objetivo y con una sola voz, acompañadas todas claro por los todo tipo de colectivos como el  LGTBI, sindicatos y resto de plataformas sociales ¡¡

Me habría gustado hoy un 8-M  que de usar un color fuese el blanco en pro de la igualdad y el llenado de derechos contra la brecha salarial. No hacen falta leyes nuevas contra el machismo, hace falta conciencia social y educación escolar, avergüenza enormemente a una sociedad que salgan las mujeres a la calle a exponer las vergüenzas de nuestra democracia real, claro que las tenemos , muchas y graves, pero los demás países también las tienen y no salen todos  a la calle para que la izquierda política obtenga un rédito electoral gratuito.

Tenemos un ministerio único en el mundo, el de Igualdad, en occidente hay todavía fallas con relación al igualitario trato a  la mujer  a todos los efectos y planos incluída  su integridad sexual , esto no se puede ocultar,  pero contra la brecha salarial está la denuncia laboral, tenemos mecanismos jurídicos para hacer “un metoo” contra los empresarios que no paguen igual a las mujeres que a los hombres por un mismo trabajo, cargo y funciones, a estos empresarios aparte de la sanción  de la seguridad social se les debería aplicar el agravante adicional  de violencia de género penal, para erradicar que esta práctica siga enquistada en el mundo empresarial convertida en práctica o normal habitual.

La izquierda española  ha montado un circo a costa de las mujeres y ha desquiciado al feminismo con fines electoralistas, por eso no veréis nada más que a mujeres de izquierdas  instaladas en la militancia activista no feminista; sino anti-machista,  por eso las mujeres de otras ideologías, de la empresa privada y de la función pública no de izquierdas o radicales no acuden a las manifestaciones del 8-M, simplemente porque la izquierda no las representa y aparte de esto ni las invita y ni las acepta, no he visto ni oído, ni leído que han invitado a participar a grandes nombres  femeninos de todo tipo de condición social, política, económica o laboral a participar a participar en el 8-M

¿Qué sucedería si las mujeres del PP, Ciudadanos, Vox y  altos cargos de la privada se presentaran para secundar la pancarta? sencillo, las correrían a gorrazos , las abuchearían, creerían las manifiestantes que están allí para reventar la manifestación ¿Por qué? porque el 8-M es un “acto electoral” de la izquierda española “exclusivo” .

Nuestra Ministra de Igualdad tiene cuatro leyes paralizadas o provisionamente suspensas pendiente de revisiones y correcciones formales, porque dada su carga ideológica para que queda clara la firma de quien las ordenó redactar tienen vicios jurídicos que las hacen de difícil aplicación en los tribunales o gestionarlas en las comisaría de policía y no es porque los jueces sean  machistas que es como  como tildó el Sr. Iglesias al Ministro de Justicia es que sencillamente son una chapuza legaloide impropia de un sistema democrático como el nuestro, mejorable, si, con defectos, también,  pero no más  mejorable ni con más defectos que el de otros países de nuestro entorno.

Hoy se ha sabido por prensa y TV que desde el mismo podemos han emitido una carta firmada por la militancia y hasta cargos públicos quejándose de las formas con que Podemos ha tratado de elevar “la ley Trans” sin consenso , debate y acuerdo interno. Haciéndole saber a la Sra. Ministra que aparte de las bases de su partido debe respetar las opiniones autorizadas de las autoridades competentes para que un ley de este tipo sea bien recibida socialmente y no de la forma que se pretende, por una demostración de fuerza de un socio de gobierno contra el otro.

El 8-M se concibió como una acción social de la izquierda usando a la mujer que está claro que es el primer suministrador de votos del país, por eso no van todas la mujeres y muchas mujeres no se sienten representadas por este tipo de movimientos políticos disfrazados de sociales. Si fuera social no se pondrían las políticas de izquierdas de primer nivel en cabecera de pancarta para que sean las que se vean y salgan en todas las fotos.

Si no queremos machismo patriarcal no hay que liquidarlo en la calle sino en la escuela , si no queremos brecha salarial, denuncia laboral y a favor de las mujeres invisibles ayudas y reconocimiento de la administración, que hay mucha mujer encargada de todo en el hogar o que cuida a familiar directo bien por edad o por enfermedad, hay que saber quienes son y tratar de paliar su sufrimiento y privaciones con ayudas económicas o incentivos fiscales.

Con este gobierno de coalición el machismo y la monarquía parecen ser los principales problemas de España y eso es simplemente es falso, es  hacer ruido o fuego de cobertura para que no se vean los verdaderos. Que a los niños se les quiten las cabalgata de reyes, a las gentes la celebración de los carnavales más todas las fiestas patronales  y que la ministra de igualdad diga que se criminaliza al feminismo por no dejarlo salir a las calles de todo el país da muestra de que es el 8-M y quien lo rentabiliza, mientras el PSOE antepuso afortunadamente  la seguridad de las mujeres a la manifestación política.

El 8-M debería ser una  jornada escolar donde los niños y las niñas se prometan y juren tratarse igual cuando en el  futuro ocupen los puestos de los mayores, porque es la única forma de que el machismo y el feminismo dejen de existir. Lo mejor que nos puede pasar es que no hayan más 8-M y presumir de que España tiene mecanismos legales, sociales y judiciales que evitan la discriminación por razón de sexo. La ley hoy tiene perfectamente claro que es el abuso y la agresión sexual y no tiene que venir ningún partido político y menos de una no profesional  decirle al poder judicial como de administrar la justicia. Cuidado sea de derechas de izquierdas o radical. Lo que le sucede a Irene Montero es que se mete tanto en el papel que se cree la reencarnación de clara campoamor y si encima se rodea de un equipo asesor muy deficiente pues tenemos lo que tenemos, cuatro leyes con defectos de forma sin salir aún con el apoyo parlamentario suficiente.

La pancarta del 8-M debería estar encabezada por miles de niñas y niños unidos y no por políticas que se peleen por estar en el centro para su mayor visibilidad en la foto e  imágenes del día para apuntarse un tanto electoral para los próximos comicios.

El próximo 8-M espero que se celebre en los colegios para no sacarlo de las calles, no tenemos una democracia para presumir de acuerdo, pero tampoco para avergonzarnos de ella.





 

Advertisements