La realidad bancaria española: cara, mala y con pésima atención al cliente

Si un organismo público tiene que actuar más pronto que tarde es el Banco de España para que regule comisiones por servicios bancarios y exija transparencia y unidad de criterio en sus contratos con clientes.

Se publica en diversos medios que en España han desaparecido el 22.1% de los  cajeros y 54.2% de las oficinas físicas a lo que hay que sumar despidos y regulaciones de empleo para el  39,5% del personal , todo esto supone una caída en vertical del servicio personalizado y de la atención al cliente desde el mayor edad hacia abajo.

Todo lo quieren suplantar con operadores telefónicos ineficientes porque si el problema se sale del guión remiten al interesado a la consabida oficina donde tiene que plantearse que es como ir al médico o a un abogado porque es llegar y hacer cola. Y ya si hablamos de entidades fusionadas  como los del Popular o Bankia al Santander y Caixabank respectivamente el problema es aún mayor y ya con la digitalilización pues bueno a la gente joven se le reduce todo a la mínima esencia y casi no tendrán que ir por la entidad nunca pero a los mayores se les eleva al cubo sus problemas porque no se manejan con el móvil o el PC con la misma facilidad que sus hijos y nietos.

Todo esto supuestamente como ocurrió con las grandes operadoras de Telefonía tendría que haber redundado en una caída de las comisiones y tarifas a clientes, pues todo lo contrario toda esta inmensidad de costes ahorrados por las entidades han tenido la traducción contraria al cliente porque las comisiones se han disparado y para no tener o tenerlas bajas las entidades abusan sobremanera de la vinculación donde cada vez piden más al cliente si no quiere ver cargos periódicos en sus cuentas, muchos  por el sueldo y cuatro gastos.

A nivel de asesoramiento al cliente pésimo, si el cliente no busca fuentes externas y se documenta bien antes de ir a la entidad esta literalmente le toma por tonto y le endosa su propia oferta que por lo general suele ser una tomadura de pelo y ya luego en función de la cultura financiera del cliente pues se va puliendo cosas.

Si busca que un asesor le ayude malo porque este solo mira para los intereses del banco, este solo está instruido en lo que tiene que vender al cliente de lo demás no sabe no contesta, o le remite a su web corporativa para que la visite y vea su oferta financiera en renta variable, fija , mixta, estructurada, activa, pasiva etc … y no haga amistad con nadie porque al poco el banco rota al personal de oficinas para romper relaciones filiales profesional-cliente.

Otro tema muy preocupante es que la Banca se ha ido de la economía real del país antes era accionista de muchas empresas y daba sostenibilidad y credibilidad a las mismas hoy lo están en pocas, la banca española solo ve negocio en el cliente , en un expolio sistemático que el Banco de España debería entrar a fiscalizar, no puede pagar lo que se está cobrando por tener una cuenta corriente que es obligatoria y cobrarle salvajadas a estudiantes que como ingreso tienen lo que sus padres le transfieren mensualmente, o pensionistas, o subsidiados, o parados o trabajadores con lo mismo , el sueldo y los recibos de los abastos justos y estrictamente necesarios, no consumen inmuebles , ahora con el Bizum y otras herramientas de transferencias digitales  tampoco los cajeros.

No, el BdE debe tomar cartas en el asunto u ordenar al ejecutivo que legisle en favor de una tarificación bancaria y si no tasar a un precio único si al menos una horquilla para impedir el abuso, por las diferencias entre entidades por según que servicios pueden ser de cientos de euros a gratis, según se halle informado el cliente, lo malo es que se suele dar cuenta cuando tiene que usar algo fuera de menú y ve el importe va a otro banco y le dicen “no, aquí es gratis”.

Ya se llega a tal tipo de depredación que el banco cobra por prestarte tu propio dinero porque exije tarjetas de crédito para abaratar comisiones que cuando las usas teniendo saldo suficiente te das cuenta de lo tramposos que son, como el no dar nada al cliente por sus depósitos y ellos cobrar  7%-8% fácilmente por préstamos o créditos temporales y encima cobrar comisiones por la cuenta del depósito. Esto es una mala práctica, al cliente se le ha de abonar por su capital en proporción a lo que cobra por el préstamo del mismo.

Y lo peor de todo es que el BdE tiene denuncias por prácticas bancarias dudosas o malas directamente y están en un punto la Banca que ni caso le hace al organismo, u el BdE contesta a su reclamación que tiene razón pero ellos no tiene potestad para injerir o corregir sus protocolos particulares. Es decir que a quien pagamos para que nos defienda literalmente nos dice que resolvamos el conflicto de intereses con quien ha cometido una falta administrativa o una mala práctica bancaria o peor aún, que acuda a los tribunales de justicia que si es menos de 2.000 euros es gratis todo, por lo que mucha gente tira la toalla y da por perdido el dinero en cuestión.

Lo de los mayores y la banca es lacerante los he visto temblando sin entender nada de nada al empleado y este de cualquier forma explicárselo una y otra vez y la persona seguir sin entenderlo. Mire Sr. Sra. venga acompañado de alguien para explicárselo a él/ella y luego que este se lo explique a usted no puede estar una hora para un trámite de dos minutos porque usted no lo entienda. Los mayores ya es que tienen pavor al Banco y suplican a sus familiares que los acompañen.

Pero es curioso ningún partido político tiene nada para que la legislación financiero-bancaria esté escorada hacia la industria del capital no del ciudadano.

Advertisements

2 comentarios

  1. Basta con hacer un poco de memoria para ver de donde viene el problema.

    Hasta el año 2011, existió lo que se llamó “la guerra del pasivo”.
    Los bancos se peleaban entre ellos por conseguir el pasivo de los clientes de otras entidades y ofrecían fácilmente más de un 3% de interés ( llegando en algunos casos a superar el 4% ).

    Llegó la Ley Salgado, y con ella se acabaron una parte de las remuneraciones a los depósitos.

    Y la puntilla la dió el BCE regando con dinero a todos los bancos europeos.
    Qué necesidad tenían entonces los bancos de ofrecer intereses por el dinero de sus clientes si podían conseguir el dinero gratuitamente por parte del BCE?

    Y de ésos barros, éstos lodos.

    Para complicar las cosas a los ahorradores y a los clientes, las instituciones se ponen de acuerdo muy deprisa.
    Pero para ayudarles, ni están ni se les espera.

    • Santamente¡¡¡ antes por un millón de pelas en una IPF te trataban como a Dios ahora llevas un millón de euros es basura. Lo que les interesa es la vinculación, dinero como dices tienen el que quieren. Si los amenazas con irte les da igual. Antes para que no te fueras te hacian una felación financiera, un amañito para pasarte la mano por el lomo. En finsss

Los comentarios están cerrados.